Los que se llamen: Alberto, Catalina, Ferbuta, Geraldo, Irene y Juliana, tocan a doble ración de mona. Si no hay mona pues felicidades, que algo es algo.

Y eso es lo que significa -el final de la cuaresma- la Mona. La palabra proveniente del termino munna (provisión de boca), que era un regalo de los moriscos hacían a sus señores. Aunque actualmente sea un regalo que hace el padrino a su ahijado el domingo de pascua, y el lunes se salga a comer en el campo (típico de la zona de Levante).

¿Dónde os comeréis la mona hoy? La respuesta está clara, en Port Aventura. Si es muy fácil. Se deja en el coche en la neverita portátil, para que no se ponga mala. Y después de comer un paseíto hasta el coche para bajar la comida, y ñan ñan, a zamparse la mona. No olvidéis llevar servilletas de papel, cubiertos de plástico? Mira que solución tan sencilla, para en vez de irse al campo, tan antiguo, lleno de hormigas, tan vulgar, jeje, vengáis al PA a comeros la mona. Con la gran ventaja de luego volver a entrar al parque y seguir viviendo el momento. (No os digo nada de llamar para informase si uno puede entrar la mona, porque al minuto 8 del 902 20 22 20 y no coger nadie, colgué). Excursión al coche y solucionado.

Os recuerdo que también existen consignas para dejar las mochilas, y así ir mas ligerito por el parque, que es un engorro, subirse a las atracciones con ellas (mucha gente deja hasta las llaves del coche para evitar perderlas, cuando se montan en las atracciones fuertes)

Buenos días a todos,

messages.Foto Articulo

messages.Foto Articulo

messages.Foto Articulo

0