Ahora que está prohibido lanzar colillas por la ventana y demás no se le ocurre otra cosa al coche que iba delante de mi lanzar por una autovia una lata de refresco, colisionando en mi luna, gracias a que no paso nada para lo que pudo ser, la verdad que fue una suerte.
Por cierto que a mi me encanta conducir, hoy por fin me dieron los papeles del seguro, que no los llevaba encima porque lo acabo de renovar.
Bueno chicos que paseís buena noche y mañana será otro dia.
0