Y llegamos ya, por desgracia, al último parque del viaje. Después de haber empezado por todo lo alto con Europa Park, decidimos que el último parque que visitaríamos también tendría que dar la talla, y estando por Colonia ese no podía ser otro que el espectacular Phantasialand. Ahora algunos quizá me crucificaréis y no estaréis para nada de acuerdo conmigo, pero pasado el tiempo creo que he llegado a la conclusión que me gustó más que Europa Park. Phantasialand es un auténtico parcazo que, aunque es verdad que no es muy grande (más de lo que creía, eso sí), todas y cada una de sus atracciones son de una calidad altísima. Prefiero “poco” pero de calidad que mucho pero con cosas que no dan la talla. Además, en cuanto a theming, creo que no hay parque en toda Europa que iguale a este, es impresionante. 

Estábamos a martes 27 de junio. Ese día no tuvimos que madrugar demasiado ya que el parque está muy cerca de Colonia, es rápido plantarse en la puerta (tan solo hay que tomar un tren bastante breve y un bus). Se notó que esa semana mucha gente ya empezó las vacaciones, porque la diferencia de gente que hubo entre esta semana y la anterior era bastante considerable. Hicimos colas pero aún así pudimos ver todo el parque sin problemas. 

Llegamos antes de las 9 al parque y fuimos prácticamente los primeros. Después de esperar un rato en una de las entradas menos vistosas que he visto jamás de un parque, entramos (bajando unas escaleras primero, bastante raro todo) y cruzamos todo el parque corriendo hacia Taron, que para nuestra sorpresa no abría hasta las 10, solo muy pocas atracciones abrían a las 9. Nos pusimos en la cola para no perder el tiempo y cuando llegó la hora, bajo una tímida lluvia y la magistral BSO de Klugheim, la coaster abrió. Fue un momento bastante especial, la verdad. 

Taron: después de hacernos las colas andando porque eramos de los primeros en entrar, nos puismos en la cola de primera fila. Un par de trenes después, llegó nuestro turno. Tenía muchas ganas de probarla la verdad, había leído auénticas maravillas sobre esta coaster, cosa que hizo que me decepcionara un poco. Me la esperaba bastante más intensa, la verdad, los lanzamientos no me parecieron nada del otro mundo. Aun así, la coaster tiene puntos muy buenos (curvas inesperadas sobretodo) y es un gran credit, de primer nivel europeo sin ninguna duda, pero no llega a entrar en mi TOP 5. Lo que más me gustó fue el theming, es una auténtica pasada la de detalles que tiene la subárea de Klugheim, de lo mejor que he visto en mi vida. Podría perderme entre sus caminos durante horas y horas.

Algo que me molestó mucho de Taron y también de Black Mamba fue que, incomprensiblemente, no había PhotoRide. Y no, no es que no lo encontráramos, porque en el mapa no sale el emoticono correspondiente. Me parece un fallo espectacular.

Muy cerca de Taron encontramos a Raik, una Family Boomerang de Vekoma muy integrada que si bien no ofrece grandes sensaciones, el simple hecho de cruzarse con Taron y de pertenecer a esa maravilla temática ya hace que merezca la pena subir (y por el credit, evidentemente).

Dejamos Klugheim pero seguimos en la misma área, Mistery (Klugheim es una subárea de Mistery, como Shambhala en China, por ejemplo). La siguiente ride que nos encontramos es River Quest que, desafortunadamente, estuvo cerrada ese día. Fue la única ride en todo el viaje que vimos cerrada, osea que tampoco nos íbamos a quejar, aunque me dio un poco de rabia porque había leído buenas críticas sobre esos rápidos, pero bueno, ya tendré alguna otra ocasión de probarlos. Solo quedaba una ride más en el área pero no era de las irrelevantes:

Mystery Castle: una torre enorme que se ve des de muchos puntos del parque nos da una ligera pista sobre lo que hay dentro. Después de unas colas muy tematizadas sobre la historia del castillo (que dicen que está maldito) y sobre una tal familia Von Windhoven, entramos a una sala con 6 góndolas que básicamente lo que hacen es subirnos y bajarnos sin parar con las luces cerradas y con alguna sorpresa. Parece muy simple y sin aliciente pero os puedo asegurar que la ride está muy guapa. Este parque es capaz de convertir una simple torre de caída libre controlada en una ride increíblemente tematizada, original e inmersiva.

Dejamos ya Mistery y pasamos a China Town, un área con jardines y palacios chinos totalmente preciosa que todo lo que tiene de bonita lo carece en cuanto a atracciones, tiene únicamente dos; Feng Ju Palace, una Mad House que tras un preshow un poco aburrido sobre una especie de guerreros chinos, entramos a una sala y bueno, qué os voy a contar, igual que las demás. La otra ride es Geister Rikscha, un paseo de estos de animatronics muy cutre, muy similar a los de Europa Park. Sobra totalmente. El área además tiene algunos puestos de comida de los cuales uno lo usamos para comer, creo recordar que me comí un frankfurt con patatas y no estaba mal de precio.

La siguiente área que nos encontramos es México (vaya, parece que por un rato estemos hablando de otro parque que todos conocemos). México es una área con rincones absolutamente impresionantes (sí, me refiero al del drop de Chiapas) y difiere bastante al de PortAventura ya que el del parque germano no toca demasiado la parte Maya, es más del estilo colonial, que en el caso del parque de la Costa Daurada es una parte muy minoritaria. La verdad es que en esta área me perdí alguna vez, la estructura de las calles era un poco liosa y encontrar las atracciones no era del todo fácil. En cuanto a rides destacables no se queda corta;

Chiapas DIE Wasserbahn: brutal flume de última generación con muchísimos animatronics, efectos, caídas de todo tipo... Está tematizado en la época Azteca. Las colas están bien pero tampoco son nada del otro mundo, aunque la BSO de la ride las animan. Los vagones tienen capacidad para hasta 6 personas y hay cinturones individuales. El dropazo final con camel incluido es increíble, y también lo es verlo des de fuera, uno de los puntos más bonitos del parque sin lugar a dudas.

Colorado Adventure: el Mine Train del parque. La verdad es que esta Vekoma tiene un recorrido muy guapo, para ser una coaster familiar está muy divertida. Tiene hasta tres lifts y se hace bastante larga. En cuanto a theming, yo diría que está entre medio camino de El Diablo y de las Big Thunder Mountain. Tiene diversas montañas rocosas y pasa por dentro de bastantes edificios pero no llega al nivel de inmersión de las Big Thunder Mountain ni de lejos, que para mi son prácticamente insuperables. Eso sí, en cuanto a recorrido yo creo que las supera, pero eso ya va a gustos. Como curiosidad, Michael Jackson inauguró esta coaster.

Talocan: o dicho de otra forma, como hacer que un típico Top Spin que en muchos parques están montados la mar de cutre sea un auténtico espectáculo para los que la ven des de fuera y para los que montan en ella. Vaya monstruosidad de flat ride, todo calificativo se le queda corto. El theming es, bueno, una puta pasada, así de claro. Agua, fuego, música... Lo tiene absolutamente todo. Además el ciclo es una auténtica locura, el mejor que he probado. Hay un momento en que pegas cuatro volteretas seguidas y que a mi me provocaba unos ataques de risa de esos que te duele de tanto reír, era demasiado. Es muy intensa, una auténtica pasada de atracción, de mis favoritas del parque.

Y bueno, con México acabo esta review. Evidentemente habrá otra de Phantasialand con la parte que queda del parque, que no es poca. Prefiero dividir la review en dos partes porque sino sería demasiado larga y entonces la gente se duerme y se hace pesado de leer. Como siempre os agradezco vuestro tiempo y ya sabéis que agradezco los likes y los comentarios, me animáis a escribir estas reviews, que ya se están acabando (no lloréis, por favor).

Saludos! 

17