Aquí las partes anteriores:

Parte 1: la cuenta atrás.

Parte 2: construyendo un sable de luz.

Parte 3: de compras y desayuno por Batuu.

* SPOILERS * Este artículo incluye spoilers de Galaxy's Edge. Si no deseas saber nada sobre el área y sus experiencias antes de tu visita a Batuu, ¡no sigas leyendo!

Con mi mochila ya bastante llena de recuerdos de Batuu, y mi estómago también lleno del estupendo desayuno de Docking Bay 7, llegaba la hora de probar la (por ahora única) atracción de Galaxy's Edge, Millenium Falcon: Smugglers Run.

9:39 - Por primera vez, centré mi atención en el Halcón Milenario "aparcado" en el puerto espacial de Black Spire Outpost. La primera impresión es que es ENORME, las fotos no le hacen justicia. De verdad te crees que allí dentro caben los pasillos, las salas y la cabina de las películas. Y las formaciones rocosas que tiene detrás hacen que esta sea LA foto del área, equivalente a Hogwarts en las áreas de Hogsmeade o el dragón en Diagon Alley. 

9:41 - Me acerqué a la entrada de la atracción, donde marcaba 25 minutos de espera. Como es lógico para mantener la inmersión temática, no pone en ningún sitio el nombre de la atracción ni que eso sea la entrada, sólo unos carteles luminosos indicando el tiempo de espera, la hora de retorno de FastPass (para cuando lo habiliten) y la cola Single Rider. Por cierto, eso es una constante en todo el área, los únicos carteles de sitios que recuerdo es el del restaurante Docking Bay 7 y el de la Cantina, los demás restaurantes o tiendas o no tienen cartel o está en Aurebesh, el alfabeto de Star Wars.

En la primera parte de la cola rodeas al Halcón Milenario por detrás, donde puedes admirar aún más detalles de la mítica nave y de las formaciones rocosas desde más cerca y en una nueva perspectiva. 

A continuación entras en el hangar donde estas rodeado por todo tipo de maquinaria, cajas, herramientas usadas para reparar las naves... me recordó mucho a las colas de la versión antigua de Star Tours, con esa estética de "mundo usado y sucio" tan típica de Star Wars. Eché de menos el que hubiese algo de historia en esta parte de las colas, aunque es posible que me la perdiera por no escuchar bien los audios (tenía a una pesadez de youtuber detrás mío que no callaba). También he de decir que la cola se movía rapidísimo, prácticamente en ningún momento estabas parado

Poco a poco vas subiendo hasta un segundo nivel, y una vez allí llegas a unos enormes ventanales por los que ver el Halcón Milenario desde arriba. Aún más detalle que a pie de suelo, es increíble. Un punto que le faltaría es algo más de efectos de humo, chispas... que yo viera, sólo había algo de humo de vez en cuando en la parte de abajo.

También decir que en estas ventanas creo que es el único punto del área donde se puede ver algo del exterior de la misma: la montaña de Big Thunder Mountain. Pero al ser similar a las formaciones rocosas de Batuu, se camufla bastante bien. También se ve la punta de la carpa de Mickey and the Magical Map, pero estoy seguro que en cuanto los árboles crezcan un poco la taparán (o ampliarán Galaxy's Edge hacia allí, y adiós carpa).

Después de este pasillo, se llega a una zona de precarga, donde unas pantallas ya nos indican las tres posiciones que hay en la cabina del Halcón: piloto (conduce la nave y la pone a la velocidad de la luz), artillero (dispara las armas) e ingeniero (repara los daños en la nave y dispara arpones).

09:59 - Tras este punto, se abren las puertas y se llega al pre-show: el animatronic de Hondo Ohnaka (el más real que he visto nunca) nos explica que estamos en su empresa, Ohnaka Transport Solutions, y que está buscando reclutas para pilotar el Halcón en una misión que tiene doble objetivo: ayudar a la Resistencia, y ganar algunos créditos en el proceso. En este momento vemos como el Halcón ya no está fuera, si no que aterriza dentro del hangar. 

Una vez que Hondo ha terminado su presentación, se abren otras puertas y llegamos a otra precarga. Aquí es donde nos agrupan en grupos de 6 personas y a cada una le dan una tarjeta con un color y una posición dentro del Halcón (a mi esta primera vez me tocó ser Ingeniero). Avanzas unos pasos y... ¡estás dentro de la nave!

La verdad es que creo que este es un punto que podría haber estado mejor: me esperaba entrar a través de la mítica rampa, y no por una entrada lateral. No te lo esperas y ya estás dentro, y se pierde el efecto de ¡estoy entrando! que hubiese sido lo más. Pero una vez te das cuenta de que estás abordo, te lo crees al 100%, hay detalles por todas partes y mil cosas que mirar. Llegas a la sala donde está el Dejarik, el ajedrez holográfico, y te quedas allí unos minutos con otros grupos que están esperando. 

10:05 - En este rato tienes tiempo de hacerte una foto en el "sofá", dar una vuelta y admirar todos los detalles que hay dentro... hasta que uno de los empleados de Ohnaka Transport Solutions llama al color de tu grupo y te guía por un pasillo hasta la cabina del Halcón. Entras y apenas te da tiempo a asumir dónde estás: te sientas, abrochas el cinturón y comienza la aventura. 

Se dice que va a haber tres escenarios diferentes y que te podrá tocar cualquiera de ellos de forma aleatoria, pero de momento estos primeros días siempre es el mismo: tu misión es viajar a Corellia y robar un cargamento de coaxium. 

La aventura comienza despegando en Batuu, donde puedes ver Black Spire Outpost desde el aire (y por lo que he leído, si te montas cuando es de noche fuera, lo ves de noche). A continuación, dejas atrás la atmósfera y uno de los pilotos acciona la palanca que te pone a la velocidad de la luz, llegando a Corellia. Después de unos minutos de persecuciones por cazas TIE imperiales, caídas al vacío y disparos de arpones para obtener el preciado cargamento de coaxium, toca volver a Batuu para aterrizar de nuevo en el hangar. 

La simulación en cuanto a visuales no es la más realista del mundo (hay momentos en que la estética "videojuego" se hace notar) pero sí en cuanto a movimientos, luces, audio... la experiencia global es super inmersiva, y lo que la hace distinta a otras atracciones que he probado es que es interactiva: los pilotos realmente conducen la nave en muchos puntos, los artilleros disparan los láser, y los ingenieros... hacen cosas. Mi papel como ingeniero consistía en pulsar todos los botones que se iban encendiendo cada vez que nos chocábamos contra algo o nos disparaban. También hay un momento en el que tuve que disparar los arpones. 

Quizá el de ingeniero sea el papel menos interactivo, pero también lo agradecí porque me centré en mirar lo que estaba pasando fuera. Excepto los pilotos, que tienen sus botones delante, el resto tiene los botones en el lateral, y distrae un poco tener que estar todo el rato cambiando de mirar al frente a mirar a un lateral. Al final ya miraba sólo hacia delante y con el rabillo del ojo veía si se encendían botones y les daba.

Una vez acabada la aventura sanos y salvos, en unas pantallas laterales puedes ver tanto la puntuación que ha hecho toda la nave en conjunto, como la tuya propia, y los créditos que habéis ganado (y si tienes la aplicación de Play Disney Parks en el móvil y el bluetooth activado, recibes esos créditos en el juego).

10:13 - Se abren las puertas y toca salir de la cabina. El empleado te felicita o critica dependiendo de lo bien o mal que lo hayáis hecho, así como el audio de la radio que oyes al salir también comenta la jugada ("¡Mejor que arreglemos esto antes de que lo vea el Wookie!") y hay más o menos luces rojas de alarma en el pasillo de salida (había muchas).

10:15 - Una vez de vuelta a las calles de Black Spire Outpost, decidí aprovechar que no había mucha cola para repetir la atracción. Esta vez entré por la cola Single Rider, y en menos de un minuto estaba dentro del Halcón de nuevo. Eso sí, te saltas toda la cola y el preshow. 

10:19 - De nuevo dentro de la cabina, esta vez me tocó ser artillero. Al empezar, te da la opción de apuntar automáticamente o de manera manual, y siendo la primera vez seleccioné el modo automático. La verdad es que no tenía complicación ninguna, al iluminarse los botones le dabas, disparabas, y te cargabas algún TIE. En otro punto has de disparar los misiles, que es otro botón grande. Al acabar te da estadísticas de cuántos enemigos has derribado y la precisión que has tenido.

Aunque más adelante volví a probar la atracción (usando cola Single de nuevo) me volvió a tocar ser ingeniero, así que no pude pilotar el Halcón, que parece ser la posición más divertida. Pero ya tengo una razón más para volver a Batuu.

Mi veredicto de la atracción es que es uno de los mejores simuladores que he probado. Muy inmersivo e íntimo (al ser sólo 6 personas) hará que la experiencia si vas con familia o amigos sea increíblemente personal. Y vas a querer repetir y repetir: 3 posiciones diferentes en 3 aventuras distintas son ya 9 combinaciones, más el hecho de que (al menos para el artillero) hay modos automático y manual, y el hecho de tener una puntuación que vas a querer mejorar, y que esos puntos los acumulas en la app y te permite "comprarle" cosas (armas, vestimenta) a tu avatar... habrá gente que se pasará el día en esa cabina.

10:28 - Tras la segunda aventura en el Halcón, y después de hacerme alguna foto delante de la nave, tocaba seguir explorando Black Spire Outpost. Porque sí, aún me quedaba mucho planeta por explorar... y teniendo en cuenta que en media hora iba a entrar al área el segundo turno del día, me quedaba poco tiempo con "poca" gente alrededor. Siguientes objetivos: ¡leche azul y la fábrica de droides!

21