PAC®

Inicio Artículos Leer artículo

Cinco atracciones increíblemente caras que no llegaron a funcionar.

26-04-2017 Publicado por fingon1982

Las nuevas grandes atracciones de los parques temáticos representan grandes inversiones a las que tienen que hacer frente sus operadores. En general, se espera que aumenten las visitas al parque el mismo año en el que se estrenan, y que continúen entreteniéndolos durante años después (y posiblemente décadas). La mayoría de las nuevas atracciones, incluso las más innovadoras, se basan en algo ya conocido. La impresionante Amazing Adventures of Spider-Man de Universal's Islands of Adventure, por ejemplo, incorporó elementos probados de Terminator 2 3-D y de Back to the Future: The Ride. La experiencia adquirida con estas atracciones ayudó a asegurar que la nueva atracción sería un éxito. Sin embargo, es inevitable que los parques temáticos no acierten siempre, sobre todo si intentan crear algo que rompa moldes. De vez en cuando, alguna atracción falla tan catastróficamente que el parque se ve obligado a cancelar toda la inversión, cerrando y reconstruyendo la atracción desde cero. Y puede pasar en cualquier parque, incluidos los de Disney y Universal. Veamos cinco ejemplos, la mayoría de los cuales, por suerte, pudieron reconducirse para poder disfrutar de las atracciones todavía hoy en día.

X (Six Flags Magic Mountain)

Este prototipo único en el mundo produce escalofríos en las columnas de muchos ejecutivos de los parques temáticos, a la vez que recuerda el peligro de usar conceptos de productos que no han sido probados. Pero cuando Six Flags Magic Mountain decidió instalar este prototipo de montaña rusa de Arrow Dynamics para estrenarla en la temporada 2001, seguro que se sintió bastante confiado. Después de todo, esta compañía había trabajado con Disney para construir Matterhorn Bobsleds, la primera montaña rusa de acero tubular. La compañía que había construido la primera montaña rusa del mundo con doble sacacorchos para Knott's Berry Farm. La compañía que había construido el primer flume del mundo para el primer parque Six Flags en Texas. ¿Qué podría ir mal? Como se vio más tarde, casi todo. La construcción y apertura de X resultaron tal desastre que llevaron a la desaparición de Arrow como empresa independiente, y dejó a Six Flags completamente avergonzada durante el proceso. Es fácil ver como Six Flags se vio seducida para trabajar con Arrow, que ya afrontaba una grave situación financiera: la cadena tenía la oportunidad de construir la primera montaña rusa 4-D del mundo, con asientos que podían rotar 360º durante el trayecto. A medida que la guerra de las montañas rusas con Cedar Fair se iba embraveciendo, esta era la oportunidad de Six Flags para coger ventaja. Desafortunadamente, el concepto alucinante de Arrow tenía un defecto: no funcionaba. La apertura de la atracción se retrasó del verano de 2001 a enero de 2002, cuando X abrió con críticas bastante positivas. No obstante, fue una falsa esperanza: la atracción cerró en junio de 2002 para que Arrow modificara los trenes. Finalmente reabrió en agosto del mismo año.

Los retrasos en la apertura de este prototipo, junto a las necesarias modificaciones de los trenes que le siguieron, fueron demasiado para Arrow. Junto al fracaso del siguiente prototipo de la compañía, la Pipeline Coaster, el fiasco llevó a Arrow Dynamics a la bancarrota y a ser adquirida por S&S. A pesar del colapso de Arrow, X sigue viva. La montaña rusa se sometió a una renovación importante por S&S Arrow en 2008, añadiendo nuevos trenes, efectos especiales y pintura, junto al nuevo nombre: X2.

Rocket Rods (Disneyland)

Tomorrowland siempre ha sido el área de Disneyland más difícil de mantener. Después de todo, se supone que representa el futuro, y toda atracción que intenta hacerlo está condenada a parecer anticuada con el tiempo. Por esta razón el área ha sufrido una serie de reformas importantes desde que el parque abrió sus puertas en 1955. Durante los años 1990, los Disney Imagineers planearon la que puede que fuera la puesta al día más ambiciosa de Tomorrowland, la que la transformaría en "Tomorrowland 2055". No obstante, los desastrosos resultados financieros de Euro Disney Resort tras su apertura en 1992 pusieron fin a esos planes. En cambio, el entonces CEO Michael Eisner pidió a los Imagineers que revivieran el área sin gastar demasiado. Irónicamente, para mantenerse dentro de las restricciones presupuestarias impuestas por el desastre europeo, los Imagineers decidieron tomar prestado un concepto del parque parisino. Tomorrowland recibiría un nuevo estilo steampunk, inspirado en la retro-futurística Discoveryland de Euro Disneyland. Toda el área fue pintada de bronce, con rocas saliendo del suelo. El presupuesto no permitía añadir demasiadas nuevas atracciones, pero una costosa actualización para la envejecida PeopleMover crearía una nueva atracción principal para Tomorrowland. O al menos, ese era el plan.

Los vehículos de PeopleMover, acostumbrados a una velocidad moderada, se instalaron en Rocket Rods, una atracción emocionante con mayores velocidades que utilizaba el mismo recorrido. Después de subir al vehículo de cinco plazas, los pasajeros eran lanzados por el circuito más rápidamente que en los viejos vehículos WEDway. Desafortunadamente, el intento de instalar la nueva atracción en la existente infraestructura de PeopleMover fue catastrófico. Los giros no peraltados no estaban pensados para grandes velocidades, así que los vehículos tenían que reducir drásticamente la velocidad en las curvas. Además, los neumáticos se gastaban rápidamente. Así que la atracción fue cerrada completamente en septiembre de 2000. Todavía sigue en pie, pero no funciona.

Sylvester McMonkey McBean's Very Unusual Driving Machines (Islands of Adventure)

Cuando Universal planificó el segundo parque de Universal Orlando Resort, Islands of Adventure, estaba claro que se incluirían atracciones que atraerían a los más pequeños. Según el Creativo de Universal Mark Woodnury, "En los primeros días de este proyecto, buscábamos algo que atrajera a los niños. No estaríamos en ninguna parte sin Dr. Seuss. Así que des del principio quisimos traer a la vida los obras y escritos del Dr. Seuss." El resultado fue Seuss Landing, una fantástica área que no sigue ni una sola línea recta. Para crear las fachadas curvas del Dr. Seuss, Universal utilizó un material típicamente usado para el aislamiento térmico: el Styrofoam (poliestireno extruido; con la misma composición que el corchopán o poliestireno expandido, pero con diferencias en la fabricación). Casi todo se hizo de ese material, con los artistas haciendo trozos grandes, fijándolos a los edificios y luego cortándolos con sierras y cuchillos para darle la imagen final. Para ofrecer una vista aérea del área, que permitiera a los visitantes apreciar la tematización, Universal construyo Sylvester McMonkey McBean's Very Unusual Driving Machines, un tipo de monorraíl. En un parque lleno de prototipos de vanguardia, esta sería una de las atracciones más simples de instalar, ¿verdad? Incorrecto. El monorraíl fue lo único que no estuvo listo para la apertura del parque.

En el diseño original de Sylvester McMonkey McBean's Very Unusual Driving Machines, los pasajeros hubieran sido capaces de controlar la velocidad de sus vehículos y, en la medida de lo posible, también habrían podido golpear los otros vehículos. Universal no quiso pronunciarse acerca de las razones para el retraso de su apertura, con algunos rumores refiriéndose a la falta de rutas de evacuación de la atracción en caso de avería. Como resultado, el recorrido a 15 pies (4.57 metros) de altura estuvo vacío durante siete años. Cuando finalmente abrió como High in the Sky Seuss Trolley Train Ride, el efecto de colisión entre vehículos ya no estaba.

Son of Beast (Kings Island)

Después de abrir en 1979, The Beast se convirtió en una de las atracciones más icónicas de Kings Island. En su tiempo, fue la montaña rusa de madera más larga, alta y rápida del mundo. Fue natural que el parque intentara repetir su éxito con una atracción "secuela" una década después. Anunciada el 11 de mayo de 1999, Son of Beast se convertiría en la primera Hypercoaster de madera del mundo, con una caída de 214 pies (65.23 metros) de altura. También se convertiría en la montaña rusa de madera más rápida del mundo, con una velocidad máxima de 78 mph (125.53 km/h). Además, sería la única montaña rusa de madera del mundo con un loop vertical. Kings Island planeaba gastar más de 20 millones de dólares con la Roller Coaster Corporation of America para construir esta creación monstruosa. Las cosas empezaron a ir mal incluso antes de la apertura de Son of Beast, con el entonces propietario de Kings Island, Paramount Parks, despidiendo RCCA antes que la construcción terminara. Finalmente abrió en mayo de 2000, con su loop de 118 pies (35.97 metros) de alto, que la hacía la primera montaña rusa de madera del mundo en tener dicha inversión. Desafortunadamente, los pasajeros descubrieron que montar en Son of Beast era más doloroso que divertido, y pronto se cobró una reputación temible. Kings Island se vio obligado a realizar varias modificaciones durante el año de la apertura, pero lo peor estaba por llegar. La atracción cerró en julio de 2006 cuando parte de la estructura cayó, creando un hueco en parte del recorrido que hacía que el tren se detuviera repentinamente. Como resultado, los trenes fueron substituidos por otros más ligeros para reducir el estrés de las vías, y el loop – uno de los elementos icónicos de Son of Beast – fue eliminado.

En 2009, un segundo incidente hizo que Son of Beast cerrara otra vez. Una mujer afirmó que la intensidad de la montaña rusa provocó que un vaso sanguíneo de su cerebro estallara. Los investigadores del estado de Ohio dictaminaron más tarde que el diseño de la atracción no fue el culpable de la lesión, pero Kings Island optó por mantener la montaña rusa cerrada mientras consideraba opciones para su futuro. Lamentablemente, Son of Beast fue desmantelada y retirada del parque en 2012.

Jaws (Universal Studios Florida)

Con la película habiendo obtenido una recaudación en taquilla de 470 millones de dólares y siendo una de las películas más conocidas de Universal Pictures, la decisión de llevar Jaws (Tiburón) a Universal Studios Florida para su apertura en 1990 no fue difícil. Sin embargo, incluso antes que empezara a funcionar, se reconoció que el desarrollo de la atracción sería un desafío enormemente complicado – tal vez más que cualquier otra atracción del parque. Fiel al objetivo de Universal de llevar a los visitantes "dentro de las películas", Jaws contaría con un actor interpretando en vivo el papel de patrón de barco (llevando a muchos a compararlo con una versión de la famosa Jungle Cruise de Disney). Después de embarcar en los botes, los pasajeros serían llevados por el paseo marítimo de Amity (pueblo visto en la película) para explorar los lugares en los que el tiburón había atacado. Por supuesto, las cosas pronto irían mal, con el tiburón apareciendo en escena, amenazando a los pasajeros e incluso atacando el bote con sus dientes afilados. En total, MCA gastó más de 30 millones de dólares en construir la atracción Jaws, haciéndola una de las atracciones de Universal Studios Florida más caras. No obstante, hacer que sus depredadores mecánicos actuaran a diario resultaría un desafío más grande que la propia construcción de la atracción. En el día de la apertura del parque, Jaws operó esporádicamente durante dos horas antes que las tormentas obligaran a cerrarla el resto del día. El director Steven Spielberg y su familia, entre otros, se vieron atrapados en la atracción cuando ésta tuvo que cerrar. Jaws volvió a abrir para "ensayos técnicos" unos días después. En algún momento, el patrón del barco se vio obligado a decir: "Imaginen explosiones allá". La sincronización de los giros de los botes con los ataques del tiburón resultó inmensamente difícil. Si la sincronización no funcionaba, el tiburón simplemente aparecía sin motivo alguno – haciendo que la experiencia fuera involuntariamente hilarante, más que terrorífica. Realizar ajustes en la atracción fue difícil debido a la localización de la maquinaria, ya que la mayoría se encontraba a 20 pies (6.09 metros) debajo la superficie del lago.

A mediados de agosto – dos meses y medio después de su apertura -, Universal Studios Florida admitió la derrota. Jaws cerró por completo para someterse a una revisión que llevó tres años a ser completada y que implicó reconstruir por completo la atracción desde cero. La reconstrucción costó más que la construcción original, llegando a los 40 millones de dólares.

Apéndice.

Podéis leer el artículo original, en inglés, aquí.

Las fotos adicionales provienen de las webs newsplusnotes.blogspot.com.es, pinterest.com, thisgirltravels.com, yesterland.com.

Comentarios

Get it on Google Play

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas consideramos que aceptas su uso. Entiendo

No salir Recordar contraseña

Entra con Facebook
Crea tu cuenta

Recibe en tu email las últimas novedades sobre parques

Escribe tu email y sé el primero en enterarte: