Hola a todos! Aquí vengo nuevamente con una review de mi viaje por los EEUU recorriendo los parques más bestias de la costa este de los EEUU. Recordad que podéis seguir todas las reviews con el enlace que os voy dejando en la parte inferior de cada uno de mis artículos. Así que sin más dilación, voy a contaros que tal fue mi experiencia en Six Flags America, el que para muchos expertos es considerado como el peor Six Flags.

*Firebird, convertir una stand up a floor less no siempre es factible*

Pues si, esta montaña rusa hasta hace unos pocos meses atrás era del tipo de tren de B&M del que vas de pie, pero seguramente por su gran incomodidad cambiaron la atracción a unos trenes floor less para hacer el viaje más disfrutable. Desde mi punto de vista no se si valió mucho la pena, puesto que el recorrido en si es bastante aburrido, con pocas sensaciones, intensidad la justa y elementos los justos. Hay que pensar que se diseñó para hacerla de pie, cosa que acentúa las emociones, y sentado es otra cosa. Sin haberla probado de pie, estoy seguro que valía mucho más la pena. A destacar: Pues tenía un efecto de fuego curioso durante el recorrido, un añadido interesante, pero el resultado final es muy descafeinado.


*Anda mira, otra SLC de Vekoma. Mind Eraser*

Era la segunda montaña rusa de este tipo, que probábamos en esta ruta, y es que esta montaña rusa es de las más clonadas del mundo. ¿Sensaciones? Pues nos sorprendió gratamente, no porqué fuese excepcional, sino porque dolió menos de lo esperado. (Estas montañas rusas tienen una mala fama terrible). No tuvimos que esperar nada para podernos montar, ya que fuimos de los primeros en entrar al parque, así que valió la pena subirse. Intensidad, velocidad e inversiones old-school made in Vekoma


*¡ROAR! Aunque no de las mejores, una divertida montaña rusa de madera*

Las expectativas sobre esta montaña rusa, la verdad, no era muy buenas, aparentemente se ve como una montaña rusa algo descuidada y tampoco destaca visualmente por tener ningún elemento interesante, lo que te hace pensar que de por si quizás lo pasarás mal por los posibles golpes. No obstante... ¡Sorpresa! La montaña rusa no vibra casi nada, por lo menos en primera fila, y el recorrido pese a que no tiene nada a destacar es divertido y en algunos momentos hasta es intenso, con algunas curvas interesantes. Fue una de las sorpresitas del parque, aunque como digo, como montaña rusa no destaca en nada. Pero vale la pena montarte aunque esté en medio de un gran secarral. 


*Y el premio para la PEOR Intamin del mundo es para... Superman - Ride of Steel*

Si muchos no conocéis esta montaña rusa, os recomiendo que veáis un vídeo onride y podáis apreciar su recorrido. Por muchos entusiastas es el peor recorrido posible para una montaña rusa. Rectas larguísimas sin ninguna explicación, hélices enormes, sin ningún tipo de atractivo, y algunas vibraciones algo desagradables provocadas por un mantenimiento pobre. ¿Que podría ser peor? Las operativas. Son las peores que he visto en una montaña rusa con el permiso de Batwing. Los empleados tenían pocas ganas de trabajar cuando el parque solamente llevaba 1 hora abierto. La cosa pintaba mal. Como curiosidad, muchos entusiastas han hecho parodias sobre esta montaña rusa, os comparto la que para mi es la mejor, de Coaster Studios. Lo más divertido de la coaster es subirte para reírte de ella.


*Batwing, la gran promesa del parque.*

Tras el paseo por Super-man, llegamos a esta mítica montaña rusa de Vekoma. Una flying que aparentemente es dolorosa, incómoda, etc. Generalmente no tiene muy buena fama así que mejor probarla por nosotros mismos. Pues no. Se puso fuera de servicio tras esperar un buen rato. Después volvemos, a ver si hay suerte. Sigamos con la review


*Fea feísima. Joker's Jinx*

En medio de un descampado, al ardiente Sol, con acero por todas partes y con las vías hechas caldo. Esta montaña rusa sorprende con una aceleración que desde fuera impone pero que montado sobre ella a penas te va a sorprender, puesto que es de las primeras que se hicieron con lanzamiento y la intensidad no era su punto fuerte. Los trenes tampoco son bonitos, ni cómodos, pero el recorrido en si, pese a que te sientes atrapado en un bosque de acero morado, es interesante. Inversiones inesperadas, cambios de sentido repentinos y curvas muy intensas. El recorrido es su punto fuerte, y es que a penas te deja descansar ni un momento para hacer un respiro. Es una lástima que el recorrido sea bueno y visualmente la experiencia sea tan desagradable. 

*Back to the past. Wild One desde 1986 en el parque*

Experimentar un viaje al pasado sobre una montaña rusa es muy común en los EEUU, y este parque contiene una joya blanca llamada Wild One. Pese a que la coaster está al parque desde el 1986, esta montaña rusa fue construida por primera vez en 1917, y es que el parque la compró de segunda mano. Una locura si nos ponemos a pensar en el desmontado, traslado y vuelta a montar de tantas maderas, pero es más común de lo que creemos en este país. La coaster en si. Pues otra sorpresa. Mucho menos dolorosa de lo esperado y con algunos airtimes, aunque también tiene algunos golpes. El recorrido en si no es muy rico en elementos ni atractivo, pero cuidado, tiene más de 100 años, así que teniendo en cuenta esto podemos hablar de una buena montaña rusa. Aunque yo no repetí, con una vez me fue suficiente.


*Era un domingo en la tarde en los...Ragin' Cajun*

La típica montaña rusa de feria, seguro que más de una vez te has subido a una de ellas. Pese a esto, es una muy buena coaster por sus giros completamente descontrolados. Esta coaster está formada por una parte spinning, donde la vagoneta gira sobre su propio eje aprovechando la energía de las curvas, y una parte donde el eje está quieto, con lo que tu cuerpo va de un lado al otro del vagón. Tengo que decir que es de las más intensas de este tipo que he probado y me sorprendió gratamente. La cola se hace siempre muy larga por la poquísima capacidad de los trenes y las malas operativas, pero tiene unos aspersores que por lo menos refrescan tu espera al espera al Sol. 


*Parece que Batwing funciona de nuevo, ¡Volvamos!*

Pues no, tras esperar otro buen rato la atracción no quiere funcionar. Esperamos un buen rato pero el hambre puede con nosotros, nos vamos a comer. Fuera del parque esto si, comer en un Six Flags nunca es una buena opción. Busca el McDonallds más cercano, ve a lo seguro.


*El parque acuático está incluido con tu entrada al parque, aprovéchalo, aunque...*

El calor era completamente insufrible, así que ya que solamente con Batwing por probar, decidimos ir al acuático a refrescarnos un poco en la hora del día que hacía más calor. Por sorpresa, o no, el parque acuático estaba extremadamente masificado, con gente por todas partes. Era casi imposible encontrar un lugar en el que poder estar quieto sin que alguien te salpicara. El agua yo creo que era más sudor de la gente de tu alrededor que agua en si. Pero el calor lo puede todo, así que al agua patos. Evidentemente, las colas para los toboganes acuáticos eran larguísimas, con lo que tuvimos que conformarnos con un bañito en la piscina que realmente nos resucitó.


*El infierno hecho parque*

El calor era insufrible, por la tarde el parque se masificó por completo, las operativas un auténtico desastre. Los empleados no te miraban de la mejor manera e incluso se permitían en lujo de dejar pasar por delante de ti, y en tu cara a sus amigos. ¿Que demonios estoy haciendo aquí? Era realmente sorprendente sentir que no querían que estuviese allí. Seguramente no era así, pero la sensación que rondaba por la mente era esta. Obviamente, yo tampoco quería estar allí. El parque no tenía sombras, los precios de las bebidas eran excesivos, las colas interminables y las coasters nada espectaculares. Además el parque en si es un descampado, no tiene ningún punto atractivo por ningún lado. El ir de un lugar a otro se hace una verdadera pesadilla y te sientes un zombie caminando al Sol. Las ganas de abandonar el parque se multiplican cada segundo que pasa, pero queda Batwing, no podemos irnos sin montar en ella.


*¡CONSEGUIDO! Subimos a Batwing*

Tras una espera interminable, tras ver la peor carga en una coaster en la historia y tras ver como los empleados invitaban a sus amigos a que se nos colaran, conseguimos subir a Batwing. Sentía miedo en la estación, era mi primera flying, de Vekoma y encima con mala fama. ¿Que podía salir mal? Pues realmente nada. Sorpresa absoluta. Después que la cadena elevadora nos soltara, el tren dio la vuelta y sin darme cuenta estaba volando como nunca lo había hecho. La montaña rusa tiene una intensidad asombrosa de principio a fin. Sientes como tu cuerpo quiere irse del vagón en cada curva y en cada inversión. Frente a esto, no tienes más alternativa que confiar en el arnés, poner tus brazos como Super-man y empezar a chillar como un loco. Es de las montañas rusas en las que he disfrutado más. Quizás provocado en parte por lo que nos costó subir a ella, pero es uno de los grandes recuerdos que me llevo. Ningún golpe, ninguna vibración. No sé porqué está tan mal considerada, a mi me encantó. 


*El mejor momento del día, NOS VAMOS*

Tras el momentazo en Batwing, tanto lo bueno como lo malo, decidimos abandonar el parque, todavía teníamos unos minutos para repetir en alguna coaster, pero esto dejó de ser una opción hacía horas. El parque podría calificarlo como el pero que he visitado jamás. No sabría decir algo que fuese excelente de este lugar, en cambio podría hacer una lista interminable de cosas que mejoraría o eliminaría, pero me temo que no terminaría nunca. Sin duda en América te puedes encontrar lo mejor, pero también lo peor y este es el claro ejemplo. No obstante, si te gustan las montañas rusas, pasas por allí o te viene de camino y la entrada te resulta muy barata por el motivo que sea, es un parque que puedes visitar. Las montañas rusas no son excelentes, ni incluso buenas en general, pero si tienes suerte puede que tu visita no sea terrible del todo. Es triste usar adjetivos así, pero el parque sinceramente no merece ninguna calificación medianamente buena. Así pues, con este final, termino esta review de este parque infernal, donde he vivido los momentos más desagradable de la ruta, y así os lo he contado.


REVIEW DEL TERCER DÍA: KNOEBELS, BIENVENIDOS AL PARAÍSO

22