Recientemente ha salido en la prensa una noticia que alegaba "Adiós a las colas en PortAventura". Pero la realidad está muy lejos de ese titular, y si visitas el parque, seguirás haciendo colas. Y muchas. 

El caso es que se deberían -y podrían- plantear un sistema de colas virtuales para que sus clientes aprovechen mejor el tiempo, tengan una experiencia diferente y más completa, y puedan hacer más atracciones.

Dejemos claro una premisa: un cliente que está haciendo cola, está perdiendo su tiempo y el tiempo que tiene la empresa para hacer que gaste en restaurantes o tiendas. 

¿Que es una cola virtual?

Una cola virtual es el método que sustituye a las colas tradicionales, realizadas por pasillos antes de subir en una atracción. Se trata de reservar tu sitio en una cola no-física para subir a una atracción o montaña rusa, sin tener que esperar en las colas físicas. 

Evidentemente, esto no elimina el tiempo de espera, ya que siguen habiendo capacidades limitadas en las atracciones, pero te permite gestionar el tiempo que esperarías encerrado en una cola física, para poder realizar otras cosas. 

Un muy buen ejemplo de este tipo de gestión de colas, es en Volcano Bay, el parque acuático de Universal Florida:

Para subir a un tobogán, tienes dos posibilidades: 

  • Si no hay tiempo de espera, o este es inferior a X minutos, puedes entrar directamente.
  • Si hay tiempo de espera, escaneas tu pulsera, y guardas tu plaza en la cola virtual, y vuelves cuando la pulsera te lo indique, haciendo solo una parte muy reducida de la cola física en la atracción. 

La clave: ofrecer alternativas a la espera

El éxito de las colas virtuales, es que no vas a esperar en un espacio físico sin poder hacer nada como hasta ahora, pero en realidad tienes que esperar igualmente. De ahí la posibilidad de realizar otras actividades, gratuitas y de pago, para amenizar la espera. En el caso de Volcano Bay, este sistema de colas virtuales es ideal ya que mientras esperas, puedes ir a otras piscinas o toboganes que no tienen tiempo de espera, a comer, pasear, o tomar el sol. 

Los requisitos

Para poder aplicar una cola virtual a un parque temático, se deben tener algunos requisitos. Se debe estudiar al milímetro el tiempo de espera con diferentes trenes y capacidades, las operativas, como varia el tiempo de espera si la atracción dispone de sistema "Fast Track", como calcular el tiempo de espera real cada x clientes que se añadan a la cola, y como gestionar el tiempo si la atracción está fuera de servicio. 

Para ello, es necesario de una app potente que permita reservar tu sitio en la cola virtual, o dispensadores de tíquets en la entrada de la atracción como realizó Efteling. 

Caso de estudio: Furius Baco

Aplicar el sistema de cola virtual en un parque no es imposible. Solo hay que tener ganas, y plantear bien el escenario. Por ejemplo, os comparto un posible e hipotético caso de cola virtual en Furius Baco. 

Para reservar tu sitio en la cola virtual, debe haber al menos más de 20 minutos de cola en la atracción. Si hay 20 minutos o menos, puedes entrar directamente y esperar en la cola física. En una primera etapa, solo se puede reservar en la entrada de la atracción, hasta adaptar bien el sistema de tiempos de espera, y en una segunda etapa se puede reservar mediante una aplicación. 

Una vez has reservado tu plaza en la cola virtual, el cliente puede hacer otras atracciones, si por ejemplo el tiempo de espera es elevado; o ir a comer. Pero se debería implementar una serie de actividades -tanto gratuitas como de pago- cerca para esos tiempos de espera que no son muy elevados, y que al cliente le sale a cuenta quedarse cerca de la atracción: 

  • Cata de vinos en la vinoesfera, con un precio especial si estás en la cola virtual. 
  • Crear una gama de vinos "Furius Baco" a los cuales puedes crear tu etiqueta de forma gratuita con pantallas tácticles, con la opción de añadirla a tu botella personalizada con precio especial.
  • Animaciones en la zona de los viales superiores de mediterránea, cerca de las colas, que cuenten la historia de la atracción e interactuen con los visitantes.
  • Puestos de comida típica.
  • Espacios de fotos con personajes o con el paisaje de fondo. 

Estas serían algunas de las actividades que se podrían realizar, y que además darían más vida a esta zona de la entrada, y la convertirían al mismo tiempo en algo más que una zona de paso. Es importante la combinación de actividades gratuitas y de pago, sino el cliente puede llevarse una falsa sensación del sistema de colas virtuales. 

Las operativas deben ser fluidas y rápidas. Máximo número de trenes y máximo número de empleados para un rendimiento eficaz. En el caso de Furius Baco: 

  • Un operario en la entrada, que valide el paso del cliente que ha esperado su turno en la cola virtual. 
  • Un operario que agrupe a los clientes en la estación en las diferentes filas del tren. 
  • Dos operarios que revisen arneses, uno a cada lado de los vagones. 
  • Operario dedicado a la cola Express. 
  • Operario en la torre de control. 

Este sistema de cola virtual lo tendrían las principales atracciones y montañas rusas, dejando así libres las otras atracciones para hacer cola física mientras se espera. 

¿Que os parece? ¿Creéis que algún día veremos algún sistema parecido y eficaz en los parques europeos, o en PortAventura?

(Basado en una idea propia. Todos los derechos de esta reservados)

28