PAC

Inicio Artículos Leer artículo

Diario de un Voyage (III): Se avecina toda una masacre...

07-10-2010 PortAventura Publicado por bafo

Si algo bueno tiene el Voyage es que no hay que estresarse, vamos a nuestro ritmo, con lo que tras la necesaria ducha –creo que mi cuerpo directamente gritaba cuando me estaba enjabonando como si estuviera muriendo de placer-, bajamos a ver que hacíamos.

Primero un rato de conversación en el cuarto donde Marc casi se pega la hostia del siglo contra el mueble de la tele por el susto de abrir la puerta del cuarto y ver a Miguel que no se lo esperaba allí... Puntazo este, pero que muy grande.

Edu, Naki, Cristian, Miguel y el aquí presente decidimos quedarnos tomar algo junto al City Hall de Sullivan –y también lugar donde están nuestras habitaciones-, charlar, ponernos al día, comentar sobre la vida, hombres, la gente y observar a la gente a nuestro alrededor. Todo aquel que llevara pulsera verde era de nuestra secta... bueno, del grupo del viaje, así que nos teníamos vigilados los unos a los otros y vimos una mayor variedad de gente que otros años, así como muchas nuevas incorporaciones y unas cuantas bajas, a destacar a @ElGato, @AlbertoMallorca, @Pepi que os echamos mucho de menos. Se hacía poco la noche, con lo que decidimos subir a las habitaciones a comer algo, aquello parecía un picnic con los sándwich de salchichón, chorizo, acompañado de coca cola y unos hielos que se deshacían por momentos en el mini bar y que amenazaban con que el cuarto se volviera un Titanic por momentos pero sin Celine Dion.

Al ir a bajar al hall del hotel cogimos el ascensor y... una vez dentro: se apagaron las luces, el pánico se vivió por momentos, Anna empezó a ponerse nerviosa, los demás intrigados, el ascensor volvió a moverse pero... ¡No bajaba subía!, y al final volvió a bajar sin abrirse las puertas en ningún lado hasta que llegamos a la planta 0. Y la cachonda que estaba abajo esperando –y que parecía del hotel porque llegaba walkie- dijo, "tranquilos que aquí no os quedaís encerrados". Si, claro y yo tengo melena y puede jugar a un anuncio de Pantene Pro-V

Todos juntos, unidos, comenzamos a bajar al parque para saber que parte de realidad y de mentira había en que íbamos a pasarlo mal... tras confusiones sobre el lugar donde habíamos quedado, entramos en el parque, allí nos llevaron a "The Hollywood Massacre": en la parte de atrás de Horror, una pantalla proyectaba imágenes de los tres personajes de este Voyage: Freddy, Jigsaw y Jason... ellos estarían en el interior representandos de diferentes maneras. Un tiempo de espera eterno, allí vimos a @Ocean83, y @Vero grababa en video a lo que yo dije "Si, esto es puro masoquismo lo nuestro", no se quien decidió que fuera el primero, ah si @Gaara y allí me ves yendo a paso de mosca porque con el humo que había dentro no se veía nada de nada... Freddy por duplicado, unas cuantas escenas de Saw mal rolleras con sus trampas correspondientes y ese Jason sierra en mano. Mi cuello sufrió, grité, maldecí, pero logramos salir a un Penitence solitario iluminado para ir camino del Saloon donde nos esperaba la felicidad en forma de barra libre y de @cristian_248 en versión DJ, que comenzó estupendamente bien aunque para mi a medida que pasaban los temas me hubiera subido yo a pinchar otras cosas. Aunque claro la gente estaba entregada al baile, sólo hay que recordar –los que recuerden- que se formó más de una conga, que Marc bailó el Single Ladies de Beyonce, o el momento "Follow the Leader" del cual conseguimos salir sin ser golpeados o tirados al suelo.

La cerveza la arrasamos, Buddweisser claro –aunque Mel le traía mal recuerdo de una cena de navidad mía, y la entiendo-, otros el vino y las copas estaban a 3€, que mira no estaba nada mal. El baño era de los lugares más concurridos, el de chicos que el de chicas estaba vacío y yo volví a meterme en él. Hasta las 2 de la mañana estuvimos, las fotos demuestran bien el paso de la noche, de fotos normales a muy afectivas, cariñosas, de muchos abrazos... y cosas que por supuesto no se pueden contar, como suele ser habitual en estos lugares.

Una vez encendidas las luces regreso a Sullivan donde pasamos alguna hora más tirados en la piscina de charla, charla, charla, tirados en las hamacas, lo cual vamos a convertir en un clásicos, unos se dormían, otros bebían, otros hacían masajes y otros ni sabíamos donde estaban perdidos.

Hora de subir a dormir, Shhhhhh. Dormir, el despertador al poner la alarma decía que quedaban tres horas y cuarto para que sonara... ZzZZzzz.

(Continuará, ¿Podremos despertar para bajar a desayunar?, ¿Nos enteraremos de todo lo que pasó esa noche?, ¿Habrá alguna baja?)

Foto de la cámara de Naki

Comentarios

Prepara tu visita

Get it on Google Play

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas consideramos que aceptas su uso. Entiendo

No salir Recordar contraseña

Entra con Facebook
Crea tu cuenta

Recibe en tu email las últimas novedades sobre parques

Escribe tu email y sé el primero en enterarte: