PAC

Inicio Artículos Leer artículo

Diario de un Voyage (II): El ataque de los cipreses y los viñedos

16-10-2009 Publicado por bafo

Por fin estábamos allí, los señores kwak (que se estrenaba en este viaje), musicc86 (con el que compartía por sexta vez este viaje, si, nos hacemos mayores) y el que aquí escribe, habitantes de la room 1412, jugueteando con todas las cosas de la habitación, repasando los canales de televisión ?que rayante que es el de PortAventura, todo el rato lo mismo, aunque es el único lugar donde escuchar en bucle ese himno tan bonito y emotivo que tienen- nos hicimos unos sándwiches más, guardamos cosas en la nevera ?mini punto a su favor- y salimos de nuevo disparados de allí a ver que tal estaba el parque, sabiendo que ya tendría que haber algo de ambientillo tras ver como la cola de recepción no había bajado nada.

En eso que estamos bajando, y de golpe nos vemos a Empaire, Lluis, Diablylla ?que siempre es genial darla un achuchón-, Gamberra, viejos conocidos ya de anteriores escapadas de Voyage, y los hermanos Bea y ManuelTeruel (¡menudo par de hermanos majos!), que se estrenaban en estas lides, a alguno casi no podía moverse de todo el peso de las cosas de los disfraces, que estaban manteniendo completamente como si fuera un secreto de Estado, la intriga hasta el siguiente día no se desvelaría.

Ahora era hora de salir cantando casi el Mago de oz y dando brincos del poblado de Sullivan al de Penitence, comunicados por un pequeño puente que hacía de nexo de unión, desde allí pues lo que nos pedía el cuerpo era adrenalina, y creo que se puede resumir en que estuvimos montando en todo lo que pudimos, había pocas colas (ya se sabe que la calma viene antes de la tempestad, y viceversa), por lo que no nos libramos de los traquetos de la ?Stampida? ?que daba la sensación que en alguno de ellos nos íbamos a salir volando-, aunque de lo que estábamos deseosos era de subir al ?Furius Baco? ?que descubrimos que para algún visitante era ?Furius Bacon?, ummm bacon, que bueno, y que, ¿seríamos lanzados en rodajas de bacón por una sartén gigante?- que de nuevo la sensación de nerviosismo de la primera vez, de ese BESTIAL lanzamiento, que da igual las veces que subas impresiona mucho y es alucinante la atracción, así como esa música de espera que contrasta con los km/h que alcanza el bicho este en cuestión.

Eso si, decidimos que ?Furius Baco? puede inspirar una secuela de terror ?El ataque de los cipreses? y la secuela ?El ataque de los viñedos?, porque es verdadero miedo cuando uno empieza a dar vueltas y se da cuenta que un poco más y uno se come alguna rama o accidentalmente alguna uva de las que hay en los viñedos del recorrido, existe una cosa llamada jardineros que tienen una función interesante. Nos hicimos preguntas tales como en el ?Sea Oddiseay?, ¿Por qué seguimos a un delfín que hace de inteligente pero que en el fondo sólo quiere jugar con monstruos que pretenden destrozar Seafaris?, ¿Y porque tiene esa voz de repelente, listillo, marica?, yo creo que en realidad Sami es malo, que le hagan un ?Hormigas Blancas?.

Al lado de todas las montañas rusas bruscas tenemos el ?Dragon Khan? que en comparación es como un paseo relajante, la impresión de estar subido arriba y dejarte llevar, así como en ?Hurakan Condor?, puestos de pie, ver que aquello sigue subiendo y después caer como un pequeño fragmento de meteorito? jugamos a esquivar agua en el ?Grand Canyon Rapids? donde tuvimos unas risas viendo a unos chicos cuya balsa no llegaba nunca a situarse en la cinta de salida y estaban los pobres en el lago dando vueltas, mientras veían como el resto de balsas llegaban y subían, es un poco de peli de terror la verdad (No os preocupeís acabaron subiendo).

En este día poca gente vimos del Voyage por el parque, regresando hacía el hotel para descansar ?si, los viajes cansan aunque se duerma-, nos encontramos con Melissa e Iván que agotaban sus últimos minutos por el parque, ellos han venido en el mortal Tren Estrella que algunos hemos usado en años anteriores como un clásico, pero que ya hemos cambiado por aviones o AVE, que es más comodo.

Encontronazo con amiguetes en el puente camino de Sullivan, tanto que vimos allí anochecer tranquilamente (de ahí la foto que acompaña el texto, de ese momento), hablando de otros Voyages ?cinco años viniendo os aseguro que dan para muchas anécdotas-, de viajes y otros encuentros, además de marujeos variados, que es algo que nos encanta a todos. Ya con la noche caida regreso al hotel, vimos a los organizadores ?abrazillo grande a ocean83 que dos añitos sin vernos es mucho, y sino fuera por él NADA de esto sería posible- y nuevos encuentros? Sobre todo se acerca el encuentro con Blackstar, ¿Qué nos tendrá preparado?, la intriga realmente era grande.

(Música fantasmagórica debería ocupar este lugar)

Comentarios

Prepara tu visita

Get it on Google Play

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas consideramos que aceptas su uso. Entiendo

No salir Recordar contraseña

Entra con Facebook
Crea tu cuenta

Recibe en tu email las últimas novedades sobre parques

Escribe tu email y sé el primero en enterarte: