Inicio Parques Parc Asterix Opiniones Opinión

parque

Opiniones de Parc Asterix (23)

Paris, Paris, Francia

Entradas 43€ 51€

Comprar aquí
Hamm

"Parque muy completo, ideal para el verano"

10 Hamm

Como había leído comentarios previamente sobre el problema de las colas en este parque me hice con el pase rápido, lo que me permitió probar la práctica totalidad de las atracciones (dejando fuera las infantiles) y repetir varias veces en OzIris haciendo uso de la cola Single Rider (la única cola de este tipo que vi en el parque). Me parece que sin el pase rápido la experiencia habría sido bastante desagradable. Las operativas son demencialmente torpes, con esperas incluso largas en las colas de pase rápido, un control irregular (y a veces inexistente) de este pase, empleados gritando a pleno pulmón para distribuir a los pasajeros en las atracciones, colas bloqueadas sin motivo aparente... El precio del Pass Rapidus se compensa un poco porque comprando la entrada con fecha cerrada se abarata algo el desembolso total. El parque es una visita genial para el verano porque el verdadero hilo conductor de todos los espacios y atracciones es el agua: no hay prácticamente ninguna que no integre de un modo u otro este elemento. Si algún día perdiesen la temática de Astérix, no me chocaría que la sustituyesen por algo relativo a los mares (quizá el Mediterráneo), los océanos... Digo esto también porque las referencias al universo Astérix me parece que fallan un poco en el parque: hay muchas atracciones que no tienen relación alguna con estos personajes de cómic, y hay una zona entera de ambiente medieval que no veo cómo puede casar con las historias de Goscinny y Uderzo. La tematización en general se queda un poco corta si comparamos con el nivel de excelencia de Port Aventura, parque con el que no es difícil comparar Parc Astérix: los caminos de puro asfalto en muchas de las zonas delatan desde el primer momento que este es un punto a mejorar en el parque galo. Tampoco parecen poner un esfuerzo especial en delimitar bien las diferentes áreas del parque. Quizá sea la de Grecia la que quede mejor demarcada y tenga una identidad más clara. Otro aspecto a destacar es el entorno natural donde está ubicado el parque. Desde lo alto de algunas atracciones puedes ver que están en medio de la mancha verde de un bosque: nada que ver con la aridez de Parque Warner, la refinería de Port Aventura, o los rascacielos de Terra Mítica. En cuanto a las atracciones, es uno de los puntos más positivos del parque. Son abundantes, bastante variadas (coasters de todo tipo, algunas flats buenas...), y parecen haber sido diseñadas con una atención especial para que la experiencia sea algo diferente a atracciones similares en otros parques: el recorrido casi a ras de suelo y en doble sentido de Pégase Express, los troncos de agua con una corriente tan agitada que casi hacen las veces de rápidos (Menhir Express), la dark ride inesperada en medio del recorrido en barca de Epidemaïs Croisère, la también inesperada atracción al estilo del Hotel Embrujado de Warner Madrid (La Défi de César), entre muchos otros son detalles que hacen especial a este parque. Entre las coasters, OzIris tiene un recorrido muy potente con dos Zero-G Roll consecutivas que te dejan exhausto; Goudurix es muy brusca y hasta dolorosa, la sufrí más que la disfruté; Tonnerre de Zeus en cambio de pareció que iba muy fluida a pesar de ser de madera y tener unos descensos brutales; La Trace Du Hourra me resultó muy original porque fue la primera coaster tipo bobsleigh en la que montaba y la sensación de libertad es fantástica. En cuanto a las familiares, sobre Pégase Express ya he comentado que me agradó mucho, mientras que Vol D'Icare me pareció muy brusca (no monto yo a mis hijos ahí ni de broma... eso si los tuviera) y SOS Numérobis es correcta aunque un poco predecible. Este año era novedad el cine "Attention Menhir!", una proyección con gafas 3D y con efectos de movimiento, agua, aire... y algún efecto más que no había visto hasta ahora, alguno de tipo físico muy curioso y otros de luces alrededor de la pantalla muy llamativos. Vale la pena verla porque además, aunque está en francés sin subtítulos, la historia en torno a Panorámix se entiende perfectamente. Es novedad también un pequeño museo sobre las historietas de Astérix, que seguro que no pasa a la historia de los museos de banda diseñada, pero que me extraña que no tuviesen hasta hace poco (¿quizá tenían algo similar y lo que ocurre es que lo han renovado?). En cuanto a las flats, Les Chaises Volantes, las sillitas del carrusel de toda la vida, fueron un momento de nostalgia fantástico. Todo lo contrario que Le Cheval de Troie, del que salí hasta con alguna pequeña herida (para mí que estas atracciones no están pensadas para mi tamaño). La Galère es poco original; con L'Hydre de Lerne te llevas un mareo que no está mal, y La Rivière d'Elis es un plácido paseo en una góndola circular. La reina de las flats de este parque es sin duda, sin embargo, Discobélix, una de las atracciones mejor tematizadas del parque, y muy bien integrada en él porque forma un puente sobre un vial y uno de sus extremos termina en uno de los muchos lagos. Da gusto volar dentro de este disco por encima de los árboles y del lago. Lo único malo es que actualmente tienen un problema con los frenos de la atracción, lo que provoca que la parada se alargue, y que con ello se alarguen también las colas (quizá deberían incluirla en el pase rápido y en todo caso es buena recomendación para empezar el parque a primera hora). La oferta se completa con cuatro atracciones más de agua, todas con un recorrido interesante y con operativas más rápidas que el resto de atracciones. La segunda caída de Le Grand Splatch es de vértigo (y moja mucho); con L'Oxygénarium tienes la sensación de bajar por el tobogán de un parque acuático; sobre Menhir Express ya he comentado algo; y Romus et Rapidus me parecieron unos rápidos corrientitos (según donde te sientes moja más o menos). Sobre los espectáculos, solo pude ver el de los delfines. Es muy admirable lo que son capaces de hacer estos animales y además es increiblemente bello verlos moverse. Me pareció muy emocionante, aunque quizá influyó el que fuera la primera vez que asistía a un espectáculo de este tipo. Se llena hasta los topes el teatro donde se desarrolla este espectáculo. En cuanto a la oferta gastronómica, no llegué a probar nada porque llevé mi propia comida, ya que permiten hacer picnic dentro del parque y tienen habilitadas zonas para ello. Además, en la consigna que hay a la entrada (en el puesto con el letrero "Accueil") puedes guardar tus bolsas por dos euros la pieza, e ir a coger lo que te haga falta cuando quieras, por lo que vi sin volver a pagar. Llegar al parque fue muy fácil tirado de la tarjeta de trasporte de París (Navigo Découverte) para llegar al aeropuerto CDG y desde allí yendo al parque en los autobuses lanzadera que pone el propio Parc Astérix (9 euros ida y vuelta, se coge en la estación de autobuses del aeropuerto). Creo que no me dejo nada. Me parece que no se me puede echar en cara que haya publicado una opinión incompleta :)

¿Algo excelente? La completa oferta de atracciones de agua

¿Algo a mejorar? El caótico funcionamiento de las operativas por parte de los empleados

Recomendaciones: OzIris, Discobélix, La Trace du Hourra

Colas:

Muchas

Mes de la visita:

Jul.

¿Con niños?

No
0 37 visualizaciones

Atracciones 10

Tematización 8

Mantenimiento 10

Trato al cliente 8

Últimas opiniones de Parc Asterix

Más...