Esta es la segunda parte de mi visita a Walt Disney World. 

Primera parte: Visita a Animal Kingdom

Tercera parte: Visita a Magic Kingdom

En Walt Disney World, desplazarse de un parque Disney a otro es sencillo, hay distintos medios de transporte gratuitos por todo el resort: autobuses, monorail, barcos y hasta telecabina. La mejor forma de ir a EPCOT desde Animal Kingdom es cogiendo uno de los autobuses que hay en las dársenas en la entrada del parque. 

EPCOT tal vez sea el parque Disney menos "Disney" del mundo. Este parque temático realmente no estaba destinado a ser tal cosa, Walt Disney lo concibió como una ciudad experimental donde se probarían nuevas tecnologías. Sería una "Experimental Prototype Community Of Tomorrow", de ahí el nombre, EPCOT. Cuando Disney murió, la compañía reideó por completo el concepto para convertirlo en un parque temático. EPCOT se divide en dos grandes áreas: Future World, dedicado al futuro, y World Showcase, con 11 pabellones, cada uno dedicado a un país. Es un parque sin montañas rusas y apenas tiene atracciones dedicadas a los personajes Disney, aunque esto está cambiando. Es por todo esto que EPCOT es un parque Disney tan particular.

El icono del parque es Spaceship Earth, una enorme esfera de 50 metros de diámetro que es visible desde prácticamente cualquier parte de EPCOT. Lo que muchos no saben es que esta enorme esfera contiene...¡una atracción de recorrido! A mi me costó creerlo, pero sí, ahí dentro hay un recorrido de unos 15 minutos de duración que relata la historia de la comunicación. La atracción en sí no es nada del otro mundo, lo que la hace espectacular es saber que todo está comprimido en esa esfera suspendida en el aire. Los tiempos de espera para esta atracción se mantienen cortos a lo largo de todo el día, así que no os la perdáis, es una experiencia cuando menos, curiosa. 

Siguiente parada, Soarin' Around the World, una de las atracciones estrella del parque. Básicamente, la experiencia simula que el pasajero sobrevuela algunos de los más icónicos paisajes de todo el globo, como París, la Gran Muralla China, la sabana africana o las pirámides de Egipto. En los últimos años han abierto atracciones muy similares en distintos parques de Europa, pero me sorprendió comprobar que Soarin', aunque abrió hace casi 20 años, es mucho más inmersiva y realista que algunos de estos flying theatres the "nueva generación".

En el otro extremo de la área de Future World, encontramos otra de las atracciones estrella del parque. Test Track. ¿Alguna vez habéis fantaseado con subir a un coche de Scalextric? Precisamente en eso consiste esta atracción, una enorme pista de Scalextric. Los coches, que alcanzan más de 100 kilómetros por hora, hacen primero un recorrido por una parte interior en la que superan diferentes "pruebas" de resistencia, eficiencia y destreza. El último tramo de la atracción es al aire libre, y es donde el coche alcanza la máxima velocidad. Nosotros aprovechamos la cola single, que está disponible en algunas atracciones del resort y permite hacer un tiempo de espera reducido respecto al de la cola normal. 

La zona de Future World tiene algunas atracciones menores más, pero también había varios pabellones vacíos y en desuso. Está claro que es una área que ha quedado obsoleta y que está a punto de someterse a una transformación importante, como queda reflejado en la nueva montaña rusa de Guardianes de la Galaxia, ahora en plena construcción.

De Future World pasamos a World Showcase, la otra cara de EPCOT, compuesto por una serie de once pabellones dispuestos en torno a un gran lago, cada uno dedicado a un país: Mexico, Noruega, China, Alemania, Italia, Estados Unidos, Japón, Marruecos, Francia, Reino Unido y Canadá. Cada uno de estos pabellones tiene tiendas con productos típicos de cada país, así como puntos de restauración, normalmente un restaurante de servicio de mesa y varios puestos de comida rápida en cada uno de ellos. Atracciones mecánicas realmente hay muy pocas, tan solo destacan dos: Gran Fiesta Tour Starring the Three Caballeros y Frozen Ever After

Gran Fiesta Tour Starring the Three Caballeros es una tranquila atracción de recorrido inspirada en una película de 1994, The Three Caballeros. No es una atracción imprescindible del parque, pero los tiempos de espera aquí tienden a ser nulos, así que no íbamos a despreciar la oportunidad de subir a una atracción sin hacer colas. Para acceder a la atracción hay que entrar en el templo Azteca que protagoniza el pabellón de México, y me sorprendió que en este mismo edificio hay también un bar donde se sirve...¡tequila! ¿Alcohol en un parque Disney? Pues sí, y de hecho en cada pabellón de EPCOT hay alcohol típico del país que representa. Es más, en Orlando es muy típico que, al alcanzar la edad legal para beber (21 años en EEUU), los chavales vengan a EPCOT a beber cada uno de los 11 alcoholes que se sirven en los pabellones. 

Otra cosa muy interesante de los pabellones es que en cada uno de ellos solo encontrarás trabajadores procedentes del país que representan. Así, en el pabellón de México, todo el mundo era mexicano, pero en el de Japón solo había japoneses. Este pequeño detalle daba una enorme autenticidad al ambiente de los pabellones. 

Junto al pabellón de México está el pabellón de Noruega, donde encontramos la que, a día de hoy, es la única atracción de Frozen del mundo: Frozen Ever After. Hubo mucha polémica cuando se anunció esta atracción, primero porque los fans de EPCOT no estaban dispuestos a que el parque se llenase de personajes Disney (algo irónico, al tratarse este de un parque temático de Disney), y luego porque esta atracción reemplaza otra atracción mítica del pabellón de Noruega, Maelstrom. Después de subir a Frozen Ever After, vi algunos videos de Maelstrom para saber cómo era, y mi elección es clara: me quedo con Frozen, sin dudarlo. Es una adorable adaptación de la película en forma de atracción de recorrido en barca, con animadas escenas musicales y modernos animatronics de los personajes de la película. Priorizad esta atracción para reservar los FastPass, suelen agotarse muy rápido y los tiempos de espera tienden a ser altos.

Me gustaría hacer un paréntesis para hablar sobre las diferencias culturales entre el visitante americano y el español, que es, cuando menos, curioso. Primero: en EEUU, apenas hay fumadores, es un hábito mucho menos extendido que en España; de hecho, en los parques Disney está prohibido fumar, y es algo que agradezco infinitamente. Segundo, los americanos son mucho más pacientes, no les corre prisa por nada. Tercero, son mucho más respetuosos con las normas (no verás a gente colándose ni guardando el sitio en las colas), y no intentan engañar ni salirse con la suya en beneficio propio (algo que contrasta completamente con la picardía española e italiana: "Si cuela, cuela..."). Además, son bastante menos ruidosos (raro es que escuches a alguien pegar un grito). Pero no todo es maravilloso, hay algo que me sacó de quicio, y es el uso abusivo que hacen de las scooters (ahí los llaman ECV), que les permite moverse sin tener que caminar un paso, pero entorpecen a todos los demás. ¿Y por qué usan estas scooters? Porque algunas personas tienen un nivel de sobrepeso tal que no pueden caminar por sí mismas todo un día entero en los parques, y optan por esta cómoda opción (no hará falta que os aclare que la dieta típica americana es quizá la más insana del mundo).

Con las atracciones principales del parque probadas, seguimos dando una vuelta por World Showcase, que al atardecer cobra un encanto que durante el resto del día no tiene. Al caer la noche se encendieron grandes antorchas alrededor del lago. Era el momento de Illuminations: Reflections of Earth, el espectáculo nocturno del parque. El espectáculo representa, a través de fuegos artificiales, música y una enorme bola del mundo flotante formada por pantallas LED, el proceso de unión de las civilizaciones humanas. El problema es que el espectáculo usa muchas metáforas que muchas veces no se comprenden (por ejemplo, el big bang se representa con un gran fuego artificial y los 20 siglos de historia se representan con las 20 antorchas), con lo que puede que no te quede del todo claro qué es lo que estás viendo en cada momento si nadie te lo explica, porque tampoco hay un hilo conductor en forma de narrador. En cualquier caso, este espectáculo tiene los días contados, muy pronto será reemplazado por otro.

Visité EPCOT cuando el parque estaba a punto de iniciar una etapa de transformación muy profunda y necesaria en algunos aspectos, especialmente a lo relativo a Future World, pero espero que mantenga el encanto acogedor de World Showcase, que es un concepto muy singular no visto en ningún otro parque temático del mundo. No se ajusta al canon de parque temático tradicional en el que pasar el día de atracción en atracción a un ritmo frenético, es un parque, diría yo, más pensado en los adultos que en los niños. De hecho, en este parque es donde vi más parejas y grupos de adultos sin niños. Es un parque para disfrutar de algunas geniales atracciones, sí, pero sobre todo está pensado para pasear, para comer, para comprar y, sobre todo, para disfrutar del momento. 

12