PAC®

Inicio Artículos Leer artículo

Historia de una montaña rusa tan bestia que solo estuvo abierta durante 5 años (II)

08-03-2017 Busch Gardens Williamsburg Publicado por fingon1982

Para entender cómo la vida de una montaña rusa puede ser muy corta hay que saber algunas cosas sobre las empresas encargadas de crear estos gigantes. Aunque existen muchísimos fabricantes, en esta historia solo hablaremos de tres.

Arrow Dynamics

Toda discusión sobre montañas rusas modernas tiene que empezar por Arrow Dynamics, los creadores de Matterhorn Bobsleds en Disneyland Anaheim, la primera montaña rusa de acero con vías tubulares del mundo. Durante la década de los 1970, Arrow fue fundamental, fabricando montañas rusas clásicas con loopings y sacacorchos en prácticamente todos los principales parques de los Estados Unidos.

Las montañas rusas de Arrow son fácilmente reconocibles por las estructuras de soporte con celosías cruzadas y, demasiado a menudo, comparten una experiencia distintiva: con muchas montañas rusas construidas antes de que los ordenadores pudieran detectar la velocidad y las fuerzas en cada centímetro del recorrido, a menudo las atracciones de Arrow se caracterizaban por su aspereza. Cualquiera puede ver, por ejemplo, que las vías tienen transiciones incomodas o giros discordantes. Pensad en los airtimes de Magnum XL-200 en Cedar Point, los giros inesperados de Adventure Express en Kings Island, cualquier Tren de la Mina o montaña rusa con doble looping, una atracción multi-inversión formada por colinas, loopings y sacacorchos aparentemente aleatorios. Este estilo distintivo denota una montaña rusa de Arrow.

Hoy en día, Arrow ya no existe. Este fabricante literalmente quebró solo creando la ultra-compleja X (actualmente X2) en Six Flags Magic Mountain. Los productos de Arrow ahora se encuentran bajo el paraguas del fabricante S&S Sansei, especializado en montañas rusas propulsadas por aire comprimido, flat rides y torres de caída.

Cabe destacar que, en la época en la que se sitúa esta historia, las dos únicas montañas rusas que existían en Busch Gardens Williamsburg eran Big Bad Wolf y Loch Ness Monster, ambas de Arrow Dynamics.

Intamin

Mucho más reconocible por los más jóvenes es Intamin, fabricante suizo conocido internacionalmente por ir al límite con asombrosos resultados.

Intamin fue el primero en sobrepasar la barrera de los 300 pies (91.44 metros) en el año 2000 con Millenium Force en Cedar Point, siendo pionero por utilizar un innovador sistema de propulsión por cable elevador. Volvieron a este parque en 2003 con Top Thrill Dragster, la primera en romper la barrera de los 400 pies (121.92 metros), esta vez con un lanzamiento hidráulico mediante cable. Y volvieron otra vez a Cedar Point con Maverick, su lanzamiento LSM y su diseño serpenteante, salvaje y aparentemente aleatorio pensado para sentirse como un domador de potros salvajes. Intamin también es responsable de montañas rusas de madera suaves como el cristal y cortadas con láser como la extrema El Toro, y prototipos como Superman: Escape from Krypton y Green Lantern: First Flight en Six Flags Magic Mountain.

Intamin empuja los límites, aunque a veces también retrocede. Sus atracciones pueden ser reconocidas por sus largos tiempos de inactividad, torpes sistemas informáticos y por ir demasiado lejos. La única hermana de Millenium Force, Intimidator 305 en Kings Dominion (2010), era tan intensa que los pasajeros perdían el conocimiento en la primera hélice, y requirió severas modificaciones de algunos tramos. Los primeros test de Maverick indicaron que una de sus inversiones producía fuerzas G muy excesivas en los trenes, requiriendo el aplazamiento de la inauguración y la sustitución de la inversión por un tramo sin inversiones. Los sistemas de lanzamiento por cable de Top Thrill Dragster y de Xcelerator de Knott's Berry Farm se ha desgastado en el pasado, proyectando esquirlas metálicas sobre los pasajeros. En 2013, en la relativamente nueva Shoot the Rapids log flume de Cedar Point, un bote rodó hacia atrás por el lift llegando a volcar en la base. Los pasajeros, con las abrazaderas de seguridad puestas, quedaron atrapados bajo el agua durante algunos minutos, lo que seguramente llevó a la retirada de la atracción en 2016.

En otras palabras, Intamin innova y, de vez en cuando, paga el precio.

Bollinger and Mabillard

El mismísimo nombre evoca imágenes muy específicas en la mente de los aficionados a los parques temáticos. B&M, como se conoce comúnmente, es reconocida mundialmente por sus montañas rusas "comprobadas y fiables". A diferencia del constante impulso de Intamin por innovar, B&M siempre se aferra a lo que ya conoce: montañas rusas de acero súper-suaves y ultra-fiables con elementos perfectamente dispuestos. Mientras que pueden jugar con la disposición de los asientos y conceptos asombrosos, en su núcleo, B&M es conocida por la comunidad de las montañas rusas por sus atracciones más que admiradas que permiten pasar muy buenos instantes.

Si vuestro parque más cercano tiene montañas rusas de acero suaves hechas de colinas perfectamente arqueadas (Diamondback, Behemoth, Apollo's Chariot, Nitro, Raging Bull, Mako, etc.), suaves y ultra-anchas Diving coasters (Valravn, Griffon, SheiKra, Swarm), suaves Winged coasters (Gatekeeper, X-Flight, Wild Eagle, Thunderbird), o Inverted coasters (Banshee, Raptor, Great Bear, Batman: The Ride, Dragon Challenge, etc.), tenéis una B&M.

B&M está tan enamorada de la fiabilidad y la operatividad sin esfuerzo que se negó a diseñar un sistema de lanzamiento para The Incredible Hulk de Universal. Acordaron diseñar y construir la atracción estrella de Islands of Adventure, pero insistieron en que un tercero debía desarrollar el sistema de lanzamiento, ya que un sistema así no encajaba en sus diseños simples y fiables. Claro, desde entonces han creado atracciones con sistemas complejos (las Flying Manta, Tatsu, Air y the Flying Dinosaur) y hasta han fabricado una montaña rusa propulsada (Thunderbird en Holiday World), pero "comprobada y fiable" ha sido siempre la filosofía de B&M.

Y a partir de aquí es donde nuestra historia se reanuda.

La década de los años 1990

En 1998, Six Flags llamó a Walter Bollinger y Claude Mabillard – recién salidos de la compañía que proveía las vías a Intamin – y les preguntó si podrían diseñar una montaña rusa para Six Flags Great America, justo a las afueras de Chicago. Así lo hicieron y, en 1990, abrió Iron Wolf. Esta atracción única era una Standing coaster, en la que los pasajeros iban de pie en lugar de ir sentados. Aunque no era la primera, era el inicio del estilo distintivo de B&M con trenes con filas de cuatro, "pre-drops" al final del lift para reducir el estrés de la cadena y recorridos precisamente planeados… muy diferente de lo que otros fabricantes (como Arrow) ofrecían en ese momento.

Pero eso sólo era el principio. En 1992, dos años después, B&M abrió otra montaña rusa en Six Flags Great America. Era Batman: The Ride, un nuevo tipo de montaña rusa que B&M llamó Inverted coaster. A diferencia de las montañas rusas tradicionales, las Inverted tenían asientos en filas de cuatro que colgaban bajo las vías como un telesilla, con las piernas de los pasajeros colgando libremente. Batman: The Ride abrió con opiniones delirantes y lanzó a Six Flags. Al mismo tiempo, la agenda de B&M se llenó ya que absolutamente todo el mundo quería una Inverted coaster. Hoy en día, se han construido 12 clones idénticos de Batman: The Ride y la mayoría de los parques habidos en la Tierra una Inverted coaster de B&M.

Así que cuando Busch Gardens contactó con B&M para construir un nuevo par de rompedoras montañas rusas en los parques de Florida y Virginia, B&M lamentablemente reusó; ya tenían dos atracciones en su agenda para 1993 (las dos Inverted) y cuatro más para 1994. Estaban hasta arriba. Después de súplicas y razonamientos, Busch Gardens convenció a B&M para aceptar. Diseñarían una montaña rusa para Busch Gardens, pero solo una. Así pues, Busch Gardens Tampa recibiría Kumba en 1993.

Si el parque de Williamsburg iba a tener una atracción complementaria a Kumba, B&M no sería quién la creara. Su agenda estaba demasiado llena. Pero con el concepto de Kumba en la mano, Busch podía acercarse a otro fabricante: Arrow. Los creadores de las dos montañas rusas del parque – Loch Ness Monster y Big Bad Wolf – tendrían la oportunidad de crear el complemento de Kumba, partiendo directamente del concepto de B&M.

Esta atracción nacería en 1992. Sería la montaña rusa más inusual que ha existido, aunque no lo hizo durante mucho tiempo.

Continuará…

Primera parte de esta historia

Tercera parte de esta historia

Comentarios

Get it on Google Play

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas consideramos que aceptas su uso. Entiendo

No salir Recordar contraseña

Entra con Facebook
Crea tu cuenta

Recibe en tu email las últimas novedades sobre parques

Escribe tu email y sé el primero en enterarte: