Ayer 7 de julio, visitamos este parque en el cual te informa que hay comida sin gluten apta para celíacos. Al mediodía comimos mi hija y yo que somos las celíacas,; de pena, una pizza casi todavía sin cocinar ya que estaba fria. No tuvimos elección sólo había eso para comer, pedí patatas fritas y me dijeron que de bolsa. Por la tarde fuimos a probar otra cantina y nos dijeron que se les habia acabado la comida sin gluten. Por cierto la comida muy cara.

Una experiencia para no volver.

0