PAC

Inicio Artículos Leer artículo

Una montaña rusa con 8 segundos de ingravidez

10-02-2012 Publicado por oveji

Una montaña rusa con 8 segundos consecutivos de ingravidez es lo que promete un proyecto de BRC Imagination Arts.

BRC saco la idea a partir de los aviones que usa la NASA para entrenar a sus astronautas, con el avión KC-135A que siguiendo una trayectoria de looping parabólico consigue 25 segundos de micro gravedad. Nuestra atracción haría un recorrido más sencillo, solo subiría para volver a bajar como ya hace "Superman: Escape from Krypton" en Six Flags Magic Mountain, pero a diferencia de esta los trenes de nuestra montaña rusa serian completamente cerrados para conseguir crear la sensación de flotar.

Para crear esta ilusión, un motor de inducción lineal aceleraría esta atracción con una precisión sin precedentes. Cuando el tren llegara a su velocidad máxima a más de 100mph (160 km/h) este desaceleraría de repente - justo lo suficiente para que los pasajeros se separasen de sus asientos, como las piedras de una catapulta - y a continuación se reajustaría la velocidad para volar en formación con y alrededor de los pasajeros. Cuando la coaster llegara a la cima del recorrido y empezara a bajar, el sistema informático continuaría controlando la velocidad para adecuarla a la caída de los pasajeros y alargar unos segundos más la sensación de ingravidez antes de desacelerar y terminar otra vez en la estación.

Las montañas rusas no suelen costar más de 30 millones de dólares pero según Bob Rogers, fundador y jefe, la atracción de gravedad cero costaría 50 millones de dólares o más, en gran parte debido a que la precisión y la capacidad de responder del sistema de propulsión son muy complejas. Pero también afirma que si alguien quisiera comprarla, la tendría lista para finales de 2013 y que aparte de vivir los 8 segundos de ingravidez, también se podría alquilar la atracción a científicos para que puedan hacer los experimentos que ahora hacen en los aviones de la NASA.

Dentro de la atracción

Los pasajeros entrarían al tren que tendría entre 6 y 16 plazas, a través de unas puertas automáticas y se sentarían mirando hacia adelante con un simple cinturón un poco aflojado para permitir separarse del asiento. Una vez dentro podrían coger de los estantes situados delante suyo varios "packs científicos" como por ejemplo un vaso de agua o un giroscopio, para observar como cambian sus propiedades en gravedad cero. Los coches también tendrían un sistema de alcantarillado, para si el viaje fuera demasiado nauseabundo para algún pasajero, poder limpiarlo con mangueras al llegar a la estación.

Comentarios

Prepara tu visita

Get it on Google Play

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas consideramos que aceptas su uso. Entiendo

No salir Recordar contraseña

Entra con Facebook
Crea tu cuenta

Recibe en tu email las últimas novedades sobre parques

Escribe tu email y sé el primero en enterarte: