PAC

Inicio Artículos Leer artículo

Mi primera vez

02-06-2009 Publicado por bafo

No, no hablo que vaya a hablar aquí de ciertos temas que podreís pensar por el nombre, ni mucho menos, sino que siempre hay una primera vez para todo, si, para todo, hasta para subirte en una montaña rusa, o en una atracción, recuerdo que me costó muchos años, vamos hasta alcanzar la mayoría de edad, para entrar en el horrible mundo de los pasajes del terror, aunque recuerdo la primera vez quedándome completamente afónico... pero lo superé, y ya me aficcioné a pasar miedo por pasar miedo, es algo estimulante, jugar a que te va a pasar algo sabiendo que no te puede pasar nada (menos un ataque de ansiedad, uno de corazón u otros efectos similares en el cuerpo).

Antes de aquello la primera vez en el Dragon Khan cuando uno aún es un adolescente con ganas de emociones fuertes, es tan brutal, parecer que es una montaña rusa llena de giros, loopings, sensaciones anteriormente no vividas.

Uno de esos momentos emocionantes fue el de subir en la primera versión parisina de la Space Mountain: De la Tierra a la Luna, todo un viaje apasionante acompañado por una banda sonora espectacular, que casi me faltó llorarmelo directamente, ya que llevaba nueve años deseando probar esa experiencia, que además en poco tiempo después se convirtió en una nueva misión en busca de la SuperNova y que aunque era emocionante perdiía un poco respecto a la original.

También fue divertida la primera vez en Stampida, esa competición cuales búfalos por las praderas del oeste, el sonido, la música de tensión y el no saber quien iba a ganar, en aquella época de ingenuidad y cuando todo funcionaba a la perfección, que tiempos aquellos... donde quedaron perdidos...

O aquella caida libre interminable inclinado en Hurakan Condor, que parecía que nunca terminaría de pasar...

Y que decir de la impresión de Furius Baco, la emoción de saber si la abrían o no, de si podríamos montarnos,después esperar y desesperar hasta subir y una vez metidos entre los bidones, toneles y demás... ser lanzados a tal velocidad, que la sensación no es explicable, emocionante, rápida, divertida.

La última experiencia de este tipo fue con la The Twlight Zone: Tower of Terror, también la capital francesa, donde la emoción me embargaba en cada momento que andábamos por los pasillos del Hollywood Tower, pensando que aquello no era real y disfrutando de todo, saliendo con una sonrisa de oreja a oreja y repitiendo caidas en más de cinco ocasiones.

Las primeras veces acaban marcando para siempre.

Comentarios

Prepara tu visita

Get it on Google Play

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas consideramos que aceptas su uso. Entiendo

No salir Recordar contraseña

Entra con Facebook
Crea tu cuenta

Recibe en tu email las últimas novedades sobre parques

Escribe tu email y sé el primero en enterarte: