PAC

Inicio Artículos Leer artículo

[Mega-Review] Disneyland Paris: Walt Disney Studios

12-10-2013 Walt Disney Studios Publicado por brisingr25

A veces no puedo evitar pasarme ratos observando cada rincón de los mapas que tanto miré. Tuve casi un año para prepararme mi visita al resort, por lo que al llegar allí prácticamente podía andar por los viales con los ojos cerrados. Pocos días antes de salir para París, me dijeron que sólo iríamos un día a los parques. Todo lo planeado se convirtió en inútil, y había que renunciar a mucho. Tras varios quebraderos de cabeza, conseguí recuperar el segundo día de visita. Gracias a eso, hoy puedo escribir esto. Con un día hubiéramos experimentado la magia, pero con dos podíamos llegar a mucho más. Ese más fue Walt Disney Studios, y valió la pena. Allí vimos lo que está detrás. Vimos el arte de crear magia.

Así que allí estábamos. En las puertas del parque anexo a Disneyland Park. Aún quedaban algunos minutos para que abriera el parque, así que fui a deambular por la zona. Fotografié la zona de servicio esperando encontrar algo interesante, pero no fue la ocasión. En fin, la espera terminó y entramos al recinto. Un nuevo parque nos esperaba. Debo deciros que al concentrar todo el material en una entrega, no hablaré mucho de todas las atracciones o espectáculos que contiene. Sin embargo, esta será la parte más larga de toda la review, así que os recomiendo que la leáis en dos tiempos. Intentaré que no se os haga larga...

Al acceder al parque, todos los visitantes pasan por la Place des Frères Lumière y después por Studio 1, o lo que es lo mismo, una calle indoor de 70 metros de largo. Este enorme edificio contiene una tienda y un restaurante (quizás más), y tiene un lujoso ambiente de Hollywood. No hay nada como dejarse llevar por las luces y disfrutar de cada detalle. Studio 1 cumple bastante bien la función de Main Street USA. Seguimos pues, ya que al salir nos encontramos en la Disney Bros. Plaza, y todas las posibilidades del parque se extienden ante nosotros. Un simpático monumento a Walt Disney y Mickey preside esta sección que une todos los viales.

La primera mitad del parque a analizar será Toon Studio, que está a mano derecha en la plaza central. Empezamos a caminar y llegamos a Animation Courtyard. Aquí se encuentran Art of Disney Animation (un tour interactivo sobre la historia y proceso de la animación) y Animagique (un show de siluetas, personajes y efectos especiales). No entramos en ninguno por falta de tiempo. Seguimos avanzando y giramos a la izquierda. Ante nosotros se encuentra otra de las flats giratorias repartidas por todo el resort: Flying Carpets Over Agrabah. De esta atracción diré dos cosas. Una, que desentona muchísimo. Esto se repite varias veces por todo el parque, lo que me parece un error enorme. Dos, que a diferencia de las demás, tiene Fast-Pass. Tampoco la probamos. Sin embargo, no íbamos a perdernos lo siguiente...

Llegados a Toon Backlot, un gran edificio azul se plantaba justo delante nuestro. "Studio 5" ponía en lo alto de su fachada. De repente, algo salió de un lado y desapareció por el otro. No paraba de dar vueltas mientras atravesaba unas rocas azules. Esperamos a que ocurriera de nuevo, y entonces lo vimos: varias personas iban montadas ¿en una tortuga marina? Entonces, sólo podía tratarse de Crush's Coaster.

Esta spinning indoor con una parte exterior y una sección de dark-ride ha sido el primer proyecto en que Disney ha colaborado con Maurer Söhne. Debido a la poca capacidad de la coaster, siempre tiene muchísima cola. Incluso se ha improvisado un recorrido de cuerdas en el vial. Al llegar a las colas "reales" nos encontramos con una parte muy poco trabajada antes de entrar al edificio. Menos mal que se remodelarán las colas, porque ahora mismo son horribles. Eso sí, una vez dentro ya me gustaron más. La estación es agradable, y tiene varios animatronics. Unos minutos después ya estábamos montados en nuestro vagón-tortuga y listos para la inmersión en el océano. Pero antes tocaba pasar por la sección outdoor y la parte de dark ride. Me pareció interesante la manera en que se modificó el modelo Xtended SC-2000 y se le añadieron estas secciones. En fin, culminamos el lift y caímos en curva. El recorrido no tiene nada especial, la única tematización son unas proyecciones de burbujas. Llegamos a frenos y vuelta a la estación. Crush's Coaster es muy divertida y familiar. No os la podéis perder, porque es algo bastante inusual en Disney. ¡Pero de la cola no os libraréis!

Salidos de esta aventura subacuática, nos topamos con una temática completamente diferente: Cars Quatre Roues Rallye. En esencia es una flat giratoria (no como las anteriormente comentadas) tematizada en Cars. Destaco la tematización, no tenía el nivel de Cars Land, pero era muy buena y contenía muchos elementos de la película. Proseguimos con nuestro viaje de temáticas caóticas y vemos una especie de edificios planos que supongo que desaparecerán una vez abra Ratatouille (de la que hablaremos muy pronto). Es el momento de adentrarnos en la expansión más reciente del parque: Toy Story Playland, que abrió sus puertas en 2010.

Buzz Lightyear nos da la bienvenida a las tres atracciones que forman el área. La primera es Toy Soldiers Parachute Drop. Me quedé con ganas de montar, pero la cola constante y la falta de tiempo me lo impidieron. Básicamente es una torre de 24 metros con 6 paracaídas que suben y bajan durante un minuto. El theming de soldaditos es muy divertido, igual que la atracción. La siguiente flat de la zona es Slinky Dog Zigzag Spin, muy original y bien ejecutada. La enorme caja que es su edificio de colas es muy curiosa. Me gustan este tipo de rides. Y por fin, la coaster de la zona: RC Racer.

Tematizada en una pista de carreras de juguete, esta half-pipe de Intamin contiene pequeñas dosis de intensidad. Las colas son geniales: la primera sección es un como circuito de Scalextric y la parte cubierta está llena de partes para montar el tren de la coaster. Dicho tren es espectacular, ya que alberga a 20 personas en un solo vagón. La coaster en sí es muy juguetona y se hace corta, con un par de buenos airtimes y con una altura de 24 metros. Toy Story Playland contiene una gran variedad de tematización excelente relacionada con los juguetes, pero las tres atracciones que la forman tienen poca capacidad. La verdad es que me gustó mucho y me sentí como un niño rodeado de juguetes gigantes.

Muchos sabéis lo que se está llevando a cabo para expandir Toon Studio. Estando en París, al resort no podía faltarle una atracción de Ratatouille. Pues bien, hace años se comenzó un proyecto que se finalizará dentro de poco: una expansión que contendrá una carísima dark ride de última tecnología y un restaurante que promete ser muy peculiar. Yo me pasé por las obras y fotografié el estado que tenían. Las fotos ya son antiguas, pero se pueden ver algunos detalles. Vi un buen grupo de trabajadores que miraban un enorme plano de una fachada y algunos más haciendo acabados de theming. No creí que la zona era tan grande hasta que la vi. Tengo muchísimas ganas de ver el resultado final. Los edificios ya asomaban por encima de los árboles y eran visibles desde muchos sitios. Así tengo una excusa para volver...

Damos por analizada la mitad derecha de Walt Disney Studios. La zona de Toon Studio es realmente caótica y necesita mejoras. Aún así, tengo muchos buenos recuerdos. En fin, seguimos con la entrega analizando Production Courtyard. Hasta ahora sólo hemos visto dos atracciones que nos expliquen cómo se crea la magia del cine y de la animación. Pero aún quedan más, y mi favorita es la siguiente. Volvimos a la plaza central del parque, Disney Bros. Plaza, y caminamos hacia delante por Hollywood Boulevard. A mano derecha encontramos una tienda y un puesto de comida. A mano izquierda los restaurantes Hollywood & Lime y La Terrasse. Una vez llegamos al final, pasamos entre dos edificios planos. Sé que esto muestra una de las técnicas del cine, pero a mí no me gustan. Frente a nosotros se encuentra una genial atracción que nos enseña muchos trucos utilizados en el séptimo arte: Studio Tram Tour.

Un gran cartel que simula la famosa montaña con la palabra Hollywood escrita en letras gigantes nos da la bienvenida a la atracción. Al tener 3 trenes de 6 grandes vagones cada uno, Studio Tram Tour no acostumbra a tener mucha cola. Una vez en nuestro vagón, el camión que tira de nosotros se pone en marcha, y no volveremos hasta pasados unos veinte minutos. Hacemos unas curvas que nos dan un ángulo trasero a RC Racer y después pasamos entre elementos utilizados en películas. También hay una clara vista trasera a los edificios de Ratatouille, que son enormes. Vemos más decorados cinematográficos y accedemos a mi parte favorita: los efectos especiales. El tren se para en una curva abierta. Un gran escenario muy bien ambientado nos muestra diferentes modalidades de funcionamiento: lluvia, inundación, terremoto, explosiones... Sensacional.

Tras esta genial experiencia seguimos avanzando. Debo comentar que durante el viaje dos famosos nos explican cómo se consigue todo esto y varias curiosidades. Pasamos por el lado de la estación pero aún queda un buen tramo. Vemos muchos vehículos diferentes que se han utilizado en muchas películas famosas y llegamos a otra gran escena. Se trata de una calle que está destrozada por un lado e intacta por el otro. Esta ambientación de Londres también nos proporciona algunas explosiones y efectos especiales. Tras esto, pasamos por la parte trasera de los edificios de Moteurs... Action! y llegamos a estación. Studio Tram Tour: Behind The Magic es un concepto para todos los públicos muy curioso y entretenido. Os la recomiendo sin dudarlo.

Volvemos a la plaza central y nos dirigimos a la mitad derecha del parque. Nos encontramos en la Place des Stars. Esta gran plaza contiene Cinemágique (un cine con efectos especiales), Stitch Live! (un show interactivo) y Playhouse Live Disney on Stage! (un show con mascotas y personajes). Una vez más, por falta de tiempo no estuve en ninguno. Eso sí, mi madre entró en Cinémagique y le encantó, así que tocará probarla en otra ocasión. En fin, sé que nos dejamos una parte de Production Courtyard, pero toca adentrarnos en Backlot. Lo primero que vemos mientras caminamos por la Rue Geogres Méliès es un edificio desafiante con un gran cartel. Vemos un vehículo muy extraño. ¡Pero si es el Armadillo de la película Armageddon! Pues queda claro que el edificio alberga Armageddon: Les Effets Speciaux.

Lo único que sabía al entrar era que es una atracción parecida al Templo del Fuego, con un pre-show y una escena principal con efectos especiales. Pues nada más lejos de eso. Después de la cola entramos en una sala donde una Cast Member nos introduce en la historia. En unas pantallas se leen otros idiomas y hay varios momentos donde Michael Clark Duncan hace aparición. El pre-show es animado, y a mi parecer, demasiado largo. Se supone que hemos de detener un asteroide en esta nueva escena de la película que vamos a filmar. Así que accedemos a la sala principal, donde las casi 200 personas que hay se colocan repartidas por todo el perímetro. No voy a decir mucho más, sólo que los efectos especiales ocurren por todas partes y que alucinaréis. Esta atracción permite que los visitantes se acerquen más a las explosiones que en ninguna otra atracción de Disney en todo el mundo. Yo me quedo con el Templo del Fuego, pero es una buena experiencia. Parece que tarde o temprano va a desaparecer, así que os aconsejo entrar en Armaggedon lo antes posible.

En la Piazza Sergio Leone hay un rincón que me encanta: el del paraguas y el efecto de la lluvia. Las fotos son muy graciosas. En esa misma plaza encontramos un gran restaurante: Blockbuster Café. Aquí queda demostrado lo caótico que es el parque en cuanto a temáticas. Este restaurante está dividido en dos partes: una tematizada en la saga High School Musical y la otra en Piratas del Caribe. Lógicamente, nosotros comimos en la de los piratas. El ambiente era bueno, con genial la banda sonora sonando en todo momento. Lo que no entiendo es por qué hay esta mezcla de temáticas tan distintas.

Una vez tuvimos las piernas descansadas fuimos a nuestro siguiente objetivo: Moteurs... Action! Stunt Show Espectacular. Este show hace honor a su nombre. Que no falten las explosiones, los derrapes y las maniobras impresionantes de los vehículos que ejecutan las escenas. No me gustó mucho el hecho de que "paren" el espectáculo entre escena y escena para mostrar cómo lo hacen y hablar de datos. Además, por la pantalla del escenario se ven maniobras que realmente no aparecen en el show. Destaco la aparición de Rayo McQueen y el número del mando teledirigido. Es un buen espectáculo, pero yo me quedo con Loca Academia de Policía, ya que prefiero seguir una buena historia.

Llegados a este punto, sólo nos quedan dos atracciones por analizar. La primera acabó en la tercera posición de mi Top 10 de coaster favoritas. No sólo por la genialidad de la atracción, sino por la ambientación. Soy un gran amante del rock, por lo que las colas de Rock'N'Roller Coaster son una delicia para mí. Un cartel realmente grande con el logo de la atracción nos indica la entrada. La primera parte de las colas se hace fuera del edificio, pero la música hace su papel. La cola avanza lentamente, pero entramos al edificio. Guitarras firmadas por grandes del rock y múltiples carteles y elementos de artistas míticos componen las colas, mientras una buena selección de canciones deleita nuestros oídos. Nunca me había dado lástima avanzar en una cola. Tras pasar varias salas geniales llegamos al pre-show con Aerosmith. Me gustó mucho, y es una buena forma de entrar a la estación. Esta última también es sensacional. El ambiente oscuro repleto de elementos de escenario y focos de colores me encantó. Lo mejor es poder ver el tren salir disparado a 100 km/h delante de ti. Cada vez queda menos para disfrutar del concierto. ¡Qué ganas!

Pasamos pocos minutos en la estación. Repito que el ambiente es inmejorable. Llegó el momento de subir a uno de los trenes genialmente tematizados. Última fila. ¿Qué canción de Aerosmith nos acompañaría durante el viaje? Rápidamente nos pusimos en marcha y nos colocamos en la zona de lanzamiento. Se hizo el silencio absoluto y de repente un gran ruido envolvió el tren. Delante nuestro había un cartel en el que apareció una rápida cuenta atrás. 3, 2, 1... ¡Rock'n'Roll! La velocidad y las luces parpadeantes acompañan la música en la recta de salida. De 0 a 100 km/h en 2'8 segundos. Damos vueltas, pasamos a través de varios puntos de choque y completamos tres inversiones. Las luces y la música son intensísimas. Los gritos de la gente terminan al llegar a frenos. Una frenada muy suave, cabe decirlo. Las luces se apagan y la canción termina. Bajamos del tren en una estación diferente y salimos de la atracción. Yo estaba en shock. Fue uno de los mejores viajes en una coaster de mi vida. Rock'N'Roller Coaster tiene sensaciones intensas y es realmente suave (¿quién dijo Vekoma?). Más tarde repetimos y no fue tan genial porque no hubo música. Igualmente, es sin duda la mejor coaster del resort.

Se empieza a hacer tarde en Walt Disney Studios. Una sensación extraña nos corroe mientras caminamos por Vine Street en Production Courtyard. Quizás deberíamos buscar un sitio donde pasar la noche. Ahí hay un gran edificio de unos 60 metros de altura donde pone "The Hollywood Tower Hotel". Parece que no se preocupan mucho por el mantenimiento de la fachada. En la calle hay vegetación y una fuente que no funciona. El cartel es muy curioso. En fin, vamos a entrar. ¡Cuánta gente! ¿Todos quieren habitación? Esperemos que haya un sitio para nosotros. El jardín de entrada es muy bonito, aunque hay ciertas esculturas un poco escalofriantes. Ya estamos en el hall. ¡Cuántas telarañas! Todo parece abandonado y de los años 50. Todas las paredes tienen grietas. Hay muchos elementos refinados preciosos, lástima que estén en este estado. El hall es un poco escalofriante también. Parece que quedan llaves. Preguntaremos a ese hombre. Qué aspecto tan tétrico. Nos dan la habitación 1313. Mientras la preparan, iremos a la biblioteca. Todos los libros son viejos. ¡Vaya, se ha cerrado la puerta! Voy a ver qué pasa. No se abre. ¿Qué ha sido eso? ¡Estamos a oscuras y ha empezado una tormenta!

Se ha encendido una pantalla. Se ve que había una familia que desapareció o algo parecido, estoy muy asustado como para preocuparme. ¿No va a parar de llover? Parece que algo le ocurrió a este hotel hace mucho tiempo. Algo inexplicable. Algo terrible. Y esta vez... ¿¡Me va a ocurrir a mí!? Estoy muy confuso. Se ha abierto una puerta escondida entre los libros. Voy seguir por ahí a ver si hay alguien. Qué zona más grande. Creo que es la sala de maquinaria y del sistema eléctrico. ¿Cómo voy a llegar a mi habitación? Igual si utilizo el ascensor de servicio... No sé, me da un mal presentimiento. Toda la sala es escalofriante, tiene un ambiente muy misterioso. Hay números en el suelo. Parece que indican dónde sentarse en el ascensor, que por cierto, está a punto de llegar a mi piso. Tengo ganas de dormir y olvidar todo esto. Qué miedo tengo, aquí no hay nadie. El ascensor ha llegado. ¿Qué sucedió para que todo acabase así? Un sonido horrible ha abierto las puertas del tenebroso ascensor de servicio. Supongo que el que usan los huéspedes está en mejor estado que este. Me sentaré. Ya se han cerrado las puertas, pero no sube. Sólo hay silencio. ¿¡Vamos hacia atrás!?

The Twilight Zone Tower Of Terror es sensacional. Nunca había visto tal ambientación para una drop tower. La tematización es envolvente y el edificio es precioso. El pre-show está bastante bien, me gusta más el de Phantom Manor. La zona de servicio está muy lograda. Los Cast Members hacen muy bien su trabajo y el papel tenebroso. La espera del ascensor se hace mentalmente eterna. Soy muy fan del susto que se lleva la gente al ir hacia atrás y empezar a subir. Las salas que se ven mientras subes son espectaculares y los efectos no están mal. Entonces, vemos las geniales vistas y caemos. Más rápido que por la gravedad, y volvemos a subir. Subimos y caemos sin parar. Brutal el momento con más de dos segundos de ingravidez. Aún así, me esperaba un poco más. Al salir de la atracción, no pude resistirme a comprarme la llave de la habitación 1313 en la tienda del hotel. Tower of Terror es posiblemente la mejor atracción (no coaster) que haya probado.

Pues ya hemos terminado el análisis de Walt Disney Studios. Me ha quedado muy larga, pero es que es un parque entero. Debo decir que me gustó mucho, pero me parece que sigue siendo un anexo de Disneyland Park y no un parque independiente. Las temáticas son muy diferentes y caóticas. Es un poco extraño encontrarse, por ejemplo, con Studio Tram Tour (que nos enseña cómo se crea la magia) y que al lado esté Tower of Terror (que te induce en una historia y tiene mucha magia). Espero que se vaya expandiendo porque lo necesita, aunque el otro parque también. Por cierto, antes de las opiniones y valoraciones finales aún nos queda volver a Disneyland Park. Daremos una vuelta en tren, respiraremos magia con Disney Dreams y disfrutaremos de la noche en Disney antes de despedirnos del resort.

Lo que dije: la visita a Walt Disney Studios valió la pena. Vimos el arte de crear magia.

Comentarios

Prepara tu visita

Get it on Google Play

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas consideramos que aceptas su uso. Entiendo

No salir Recordar contraseña

Entra con Facebook
Crea tu cuenta

Recibe en tu email las últimas novedades sobre parques

Escribe tu email y sé el primero en enterarte: