PAC

Inicio Artículos Leer artículo

La Crisis de la Ilusión.

07-06-2012 PortAventura Publicado por FrikiZen

El mes de Junio de 2012 dejará un par de recuerdos inolvidables en mi existencia.

* La Crisis económica que padece el mundo en general, y que sufrimos en España en particular, con una prima de riesgo superando los 500 puntos, la confianza en la banca española por los suelos y siendo rescatados por la Unión Europea.

* Riddear por primera vez "Shambhala", la recién inaugurada Hyper-Coaster de PortAventura.

Aunque ambos puntos parecen totalmente independientes el uno del otro, debo reconocer que tienen en común mucho más de lo que en un principio se podría imaginar. Por ello deseo comentar un par de aspectos que me llamaron la atención en mi última visita a Port Aventura, durante los días 1 y 2 de Junio de este alocado 2012. 

Viernes 1 de Junio de 2012. 9:45 h. de la mañana a las puertas de PortAventura.

Al llegar a la fuente de la entrada del parque me empiezo a notar nervioso. Por fin estoy en PortAventura para descubrir la "experiencia Shambhala". En esta ocasión me acompañan mi hermana y mis sobrinos. Hemos podido "arañar" unos días entre festivos locales en escuelas, minivacaciones y predisposición de compañeros de trabajo para cambiar algún que otro turno. Pero por fin, todo ha podido encajarse perfectamente y ahí estamos, entrando a Port Aventura.  

Lo primero que me viene a la mente es buscar cambios apreciables en el parque desde la vez anterior que lo visité con parte de los que ahora vamos (básicamente mis sobrinos), allá por el año 2007. En principio no aprecio grandes diferencias desde hace 5 años, a excepción, claro está, del Skyline del parque, salpicado por las enormes colinas de Shambhala, y la impresionante doble hélice de ésta, que como dirían por andalucía "quita el sentío". 

Avanzando por el parque, descubrimos que como hasta las 10:00 el parque no se abre, todo está muy apagado, aunque eso sí, los tornos de entrada estaban abiertos unos minutos antes de la hora, para evitar las aglomeraciones de la apertura. Este es un detalle muy de agradecer, pues todavía recuerdo el jaleo a la hora de la apertura de otro parque de la competencia en fechas de Halloween pasado, que a la hora en punto no había quien pudiera comprar la entrada con tranquilidad en las taquillas, y en los tornos de entrada te daba ya algo, de la cola que se formaba para entrar (y por si no queda claro, me refiero a PWM).

Furius Bacco estaba lanzando los trenes, supongo que haciendo las revisiones de apertura de atracción rutinarias. Dos operarios impedían continuar la marcha hacia las distintas zonas temáticas justo debajo de las vías de FB hasta que fueran las 10 en punto, con lo cual decidimos ir hacia la cola de ésta, para hacer el primer viaje del día.

- Primera torcedura de boca: habían pasado 10 minutos de las 10, y todavía no habían abierto el acceso a las colas de FB. Ya,  aproximadamente sobre las 10:15 permitieron el acceso a las colas y unos minutos después salía el primer tren con viajeros.

Por no estar esperando (que es algo que personalmente no soporto, incluyendo episodios de claustrofobia en algunas ocasiones), había decidido avanzar hacia el resto del parque, y pensamos tomar el tren de madera, para dar una primera vista general al parque.

- Primera curiosidad: en los vagones del tren, habían desaparecido los anuncios de Nestcafé, que tanto nos hacían recordar los anuncios de la tele en Navidad, con un tren de ese corte clásico. En su lugar había unos anuncios de un café italiano que en italia lo conocerán, pero que yo jamás había oído. Se nota que InvestIndustrial barre para casa.

Durante el recorrido en el Tren, comprobamos como han ido haciendo ampliaciones en el parque durante los últimos años.

- Segunda torcedura de boca: encontré la zona Sésamo Aventura metida "a palanca" en medio de la Polynesia. Es algo que ya había oído en los comentarios de foros y redes sociales dedicados a los parques temáticos, como éste de PAC, pero me imaginaba que quizá fuese que la gente exageraba mucho (que suele ocurrir muy a menudo).

Efectivamente es una pena que dicha zona, que personalmente me parece una idea buena, se haya ejecutado de forma tan descuidada, y tan en contra de la línea de trabajo con que la empresa "Anheuser-Busch" diseñó este parque y lo puso en funcionamiento en su nacimiento.

El tema de la estación del tren de Sésamo Av. me tiene acongojado. La gente cuando baja de los vagones cruza por las vías, mientras el tren está parado en la estación, ya que los vagones tienen la salida hacia la derecha, y la zona está en la izquierda. Y digo yo: no podían haber hecho la zona de Sésamo Aventura desde donde estan las vías del tren hacia afuera del parque, dejando la propia estación a mano derecha, como las otras estaciones que ya había, y dejando un vial o soterrado o sobre un puente y que dejase las vías del tren despejadas de personas...

Más tarde, cuando íbamos del "Sea Odissey" hacia china, fue cuando entendí a todos aquellos que comentaban que Sésamo Av. era un "pegote". Me dió una pena tremenda ver la "retematización" del Tami-Tami, a medias entre conservar la que tenía de Polynesia (apreciable en las colas), y los nuevos colores para encajar mejor en Sésamo. Y ya de Waikiki ni hablamos. Desde Coco-Piloto se nota más todavía el destrozo del área de Polynesia con S.A. incrustado de cualquier manera.

Hay que ver, que disgusto. Me habían jodido el área temática preferida de mi parque preferido en España...

Retomando el hilo, seguimos en el tren hacia la zona del "Far-West". Nada mas bajar de la estación, nos encontramos con una zona impresionante y que a las 10:30 h. aproximadamente está totalmente cerrada.

- Tercera torcedura de boca: la única atracción que abrió fué el carrousel.

El resto de atracciones se reparten la apertura entre las 11 y las 12h. Las tiendas y demás puntos de venta cerrados, y sólo uno de los "Kiosquillos" de bebidas y picoteos abierto.

Viendo cómo estaba la zona, decidimos subir hacia México andando.

El panorama era desolador. Todo cerrado. Las atracciones importantes de México se repartían la apertura entre las 11 y las 12h. nuevamente.

Visto el panorama, decidimos ir hacia China, y nos encontramos con más de los mismo hasta las 11 y las 12h. no empiezan a abrir las atracciones.

- Primera tocadura de co**nes: resulta que hemos entrado en el parque un cuarto de hora antes de las 10h, que es la hora oficial de apertura del parque, y está casi todo cerrado hasta al menos las 11h.

No comprendo esta moda de aperturas escalonadas. Y lo peor de todo, es que encima están mal planteadas. Entendeía que tanto China como México empezaran a abrir las atracciones a las 11h. ya que al menos hasta una hora después de la apertura los visitantes no accedemos a dichas zonas, pero tanto Mediterrània, como Far-West, así como Polynesia, son zonas que a los 10 minutos de entrar en el parque, puedes estar en cualquiera de ellas, y encontrártelas cerradas es una aberración.

No digo que tenga que estar ya todo abierto a las 10h. Pero si que lo que no es normal es que esté todo cerrado a esa hora. Si es un día en que el parque cierra a las 12 de la noche, se entiende. Pero el viernes 1 de Junio, el parque cerraba a las 7h. de la tarde (y el sábado 2, a las 8h. de la tarde).

En ese momento me sentí como si me tomaran el pelo. Además mi hermana lo comentó, con mucha razón por su parte, que ella había entrado a un parque a la hora de la apertura, pagando la entrada para disfrutar de todo, y no para encontrarselo todo cerrado y sin saber a dónde ir.

Visto lo cual, decidí hacer algo curioso: desde la plaza de China, dar la vuelta por México hacia Far-West, de ahí al puente sobre el lago de Mediterrània, y desde allí empezar de nuevo a recorrer el parque desde la Polynesia, siguiendo la ideología que los gestores del parque han pensado que la gente debe seguir a la hora de visitarlo. De aquí a la dictadura de los magnates de las finanzas hay un hilo casi imperceptible.

Si, de acuerdo; posiblemente sea demasiado independiente en mi forma de ser. Pero me fastidia demasiado que cuando estos "gestores", que si comen un plato caliente es gracias a que los clientes nos dejamos nuestros escasos dineros en sus empresas, se les cruza un cable, se permitan el lujo de imponer a qué hora y en qué lugar tengo que estar yo como persona física en uso de mis plenas facultades.

Mire Vd. señor Bollini, yo en un parque voy hacia la derecha, hacia la iquierda, de frente o donde me dé la gana siempre que no haya una señal que me lo impida, pues tengo uso de razón para ello. Y como cliente que paga su entrada, quiero encontrarme un parque abierto a la hora de la apertura, sino al 100% si al menos a más del 15% que es lo que había. Y eso va para todos los parques temáticos en España, que tienen la puta manía a día de hoy, de ir abriendo las atracciones a distintas horas. Y no precisamente las que están más alejadas de la entrada (que sería incluso algo justo y razonable), sino las que están a 10 minutos de la puerta de entrada (????).

En fin, continuaré comentando las esperiencias vividas...

Retomado el punto de partida del parque, comenzamos a visitarlo desde la Polynesia (considero Mediterrània como la zona de entrada, sin demasiadas atracciones y espectáculos como para estar demasiado tiempo en ella). 

Ya había pasado tiempo desde su apertura, y las 11:30h. ya se habían hecho, con lo cual Tutuki-Splash ya estaba abierto (???), y mientras mi hermana (algo fastidiada de la espalda y la ciática) nos esperó viendo el espectáculo de "Haloa-Taití", mis sobrinos y yo montábamos, por fin, en la primera atracción del parque. La cola era de unos 30m. en una atracción que es "come personas". El tema de las operativas ya empieza a aflorar...

Tras bajar, vimos el final del espectáculo de Polynesia, que como siempre es entretenido y gusta mucho por ese aire exótico que desprende, y que aunque sea siempre similar, no por ello deja de gustar verlo.

Pido perdón por haber extendido tanto este preámbulo, pero supongo que hay antecedentes que no se pueden omitir, si se quiere poner en situación a quien lo lea.

Tras la zona de Polynesia, subimos a China. Esta zona sigue con su sabor de tierras lejanas que tanto gusta en este parque. Dragon Khan está imponente, sobre todo tras su lavado de cara con la nueva pintura. Aunque los del parque aseguran que el azul de los soportes es el original, sigo pensando que es un tono más azulado que el original (que era de un tono "azul cielo-costa daurada").

Encontré que hechaba en falta el Fumanchú, aunque ya lo volveremos a ver. Sin embargo nos encontramos con la entrada de Shambhala, que he de reconocer que emociona. 

He de decir que la zona de Shambhala me gusta. Me parece un acierto el concepto de mini-zona temática de la atracción. Si creo que es algo novedoso y que de aquí en adelante se tendrá en cuenta esta tendencia en otros parques, para hacer disfrutar a todo el mundo de atracciones de alto nivel, que no todos se atreven a probar.

"Rideé" Shambhala por primera vez, mientras el resto del grupo me esperaba por la zona del Splash, disfrutando del entorno. No me extenderé en la experiencia de Shambhala, pero no puedo dejar de decir que es la montaña rusa que he montado, en la que he sentido unas sensaciones increibles. Pensaba que la primera caída (desde tan alto) me daría aco**ne, como así fué. Pero tras el primer impacto de la sensación del Drop, lo siguiente que recuerdo es verme todo el trayecto con los brazos levantados y las piernas al aire, sin dejar de gritar y flipar. ¡¡¡Es impresionante volar Shambhala!!!

Estuvimos viendo a los Shaolin de Shambhala en la plaza de China. Me gustó el espectáculo. Sobre todo porque a media mañana se soporta bien el sol y el calor, cosa que luego más tarde se hace un poco insufrible. Me pareció un acierto que el espectáculo dure un poco más de 15 minutos, y así evitar golpes de calor.

Decidimos comer comida china y nos fuimos al autoservicio "Shichuan". En este no había comido nunca, pero lo primero que me llamó la antención es no encontrar ningún cocinero chino en él. Estaba enfocado a modo de menús preestablecidos al precio de 15,60 € (si mal no recuerdo), y con varios primeros, segundos y postres para elegir. No me terminó de convencer la variedad y el sabor era pasable. En definitiva, nada para recordar para la posteridad.

- Punto de extupefacción: nos cobraron 1 céntimo de € por el envase de plástico de una ensalada.

Sres. del parque, no me han hecho nada mas cutre en toda mi vida. En un momento dado, podían poner 50 gr. menos de lechuga en dicha ensalada, y les aseguro que reducían en más de 10 céntimos de € el coste final, y no tendrían la necesidad de cobrar un céntimo a parte por el envase. Esto no es el supermercado al que puedes ir con tu bolsa para recojer la compra. Sólo faltaría que tuvésemos que llevar un kit de acampada para que nos pusieran en él la comida y bebida que consumimos en el parque.

Lo dicho, cutre y pesetero a más no poder. Un sólo céntimo de € hace más daño que los 15,60 € de un menú de comida china pasable, tirando a floja.

Más tarde fuimos a ver el espectáculo "Music Generation".

- XXX????: no se como describirlo.

Es un espectáculo que bueno, está pasable. Mi hermana en un momento dado me preguntába que pintaban chinos, mexicanos e indios por ahí bailando, y tube que explicarle que eran los mundos representados en las distintas zonas del parque.

Los números circenses intercalados con las canciones muy al estilo "Cirque du Soleil" que están bien, pero tampoco se pasan. Y el tema música, pues muy en plan espectáculo de Casino de Las Vegas.

No es que el espectáculo esté mal, pero tampoco se hace notar por nada en especial. Recuerdo el espectáculo "China Town" de años atrás, en el que destacaban los números que provocaban las "oes" del público. Casi todo eran números de circo Chino, con todo chinos, lo cual era lo más acorde con el "Gran Teatre Imperial".

En definitiva, quizá ese espectáculo en algún auditorio más pequeño por Mediterrània quedaría que ni pintado, pero en el G.T.I. se queda desubicado por todas partes, soso de emociones y con argumento confuso. Sr. Bollini, yo soy capaz de montar ese espectáculo en un par de días, y a lo mejor hasta mejor planteado que como lo ha diseñado usted...

Continuaremos con lo más destacable del día 2 de Junio, por aquello de abreviar...

Al día siguiente, nada de prisas por estar a la hora de la apertura. Total, para que el parque esté cerrado la primera hora, llegamos a las 10:15 aproximadamente.

Se notaba que era sábado, pues algunas tiendas de Mediterrània ya estaban abiertas, así como varios puestos de restauración. 

Para evitar mosqueos innecesarios, comenzamos la visita yendo hacia Polynesia. Como casi todo estaba cerrado, entramos en la zona de Sésamo Aventura, donde tenía si no todo, casi todo abierto y funcionando, con lo cual encontramos la mejor manera de dejar pasar un tiempo hasta que el resto de áreas fuese abriendo sus instalaciones.

Reitero mi punto de vista. Sésamo Aventura me parece una buena idea, e incluso algo muy bien planteado, pero mal ejecutado. Principalmente me disgusta la forma en que se ha ubicado, "a palanca" en la Polynesia, fastidiando todo el entorno bucólico de ésta.

Después, desde la zona baja de China, cojimos el barco que el sábado si estaba en funcionamiento a primera hora, cosa que el viernes no sucedió. Es más, creo que ni siquiera estubieron funcionando durante todo el viernes (????).

Una vez desembarcados en el puerto de la Drassana, nos dirijimos hacia el Far-West.

Al igual que el día anterior, las atracciones y puestos abrían unos a las 11 y otros a las 12. Sigo opinando que no es lógico, cuando es un área que se puede visitar en un principio, a diferencia de México y China, que son las más alejadas de la entrada.

Sobre las 12:30 vimos el espectáculo de "Asalto al Saloon", que me pareció de lo mejorcito del parque, básicamente por estar enfocado en el entorno preciso y muy acorde con lo que uno espera en ese lugar.

Acto seguido a las 13:00 fuimos corriendo desde el Saloon al espectáculo "Bang Bang West", pretendiendo optimizar los tiempos. Debo decir que como siempre, con los niños es complicado ir a ciertos sitios. Así que mientras el resto del grupo comenzaba a ver el espectáculo, yo tube que ir con mi sobrino a los baños, con lo cual medio espectáculo no pude ver. Pero lo que ví no me pareció mal; más bien algo que te esperas, aparte de que hoy en día con el You-tube, ya sabes muchas veces lo que te vas a encontrar donde vas.

Más tarde fuimos a la zona de México. Estubimos viendo la entrada al G.T.I. desde la zona de México, para ver la réplica de la tumba de la pirámide (que ahora mismo no me acuerdo del nombre). Me parece una pena que siendo de lo más bonito del parque, sea lo más desconocido. Y también de lo más olvidado, pues lo peor de todo es que había sobre la losa de la tumba una lata de refresco, y parecía que llevaba allí varios días, sin que nadie la hubiese quitado.

De las atracciones en que montamos, debo resaltar que en Hurakan Condor, no funcionaban las inclinaciones de las góndolas que las tienen. Una pareja de chicos jóvenes que coincidieron con mi hermana y conmigo en la góndola en la que montamos (que por cuestión de la espalda y pierna de mi hermana, me aseguré que fuese de asiento completo y sin inclinar), comentaron que no las habían visto inclinarse, y que les habían dicho que estaba desactivado por problemas con los viajeros. Yo juraría que el día de antes me parecío ver que alguna de ellas se inclinaba, pero a veces en la distancia uno se puede equivocar...

Recuerdo allá por 2005, la primera vez que monté en Hurakan Condor, que utilicé la cola single, pues nadie se atrevió a montar conmigo, y por estas casualidades de la vida la góndola donde monté era de las que ibas de pie y se inclinaba, y que además tenía un asiento inutilizado por avería del arnés (podéis ver la foto en mi álbum de Foto-Rides). Todavía me acuerdo de la sensación que me dió dicho viaje. De la impresión, al bajar, hasta me temblaban las piernas. No sabía que las góndolas se inclinaban, y la impresión fué tremenda, y eso que he montado en la mayoría de caídas libres de los parques españoles, e incluso de algunas de las ferias de verano de pueblos y ciudades.

- Segunda tocadura de co**nes: organizen las colas de Hurakan Condor como crean conveniente, informen a los viajeros de lo que crean oporturno, pero por Dios; Hurakan Condor debe funcionar con la inclinación de las góndolas, que es lo que la hace una caída libre diferente al resto de caídas libres. Si no recuerdo mal, fue una de las innovaciones que Intamin introdujo en el diseño de la atracción. No es de recibo que el parque considere que debe prescindir de ello. Como tampoco es lógico que se estropee el mecanismo y que directamente lo desactiven en vez de arreglarlo y seguir utilizándolo. Sólo por ello se merecen un punto menos en mi calificación final del parque.

También estubimos en el Templo del Fuego, que es una atracción que siempre visito cuando voy al parque, aunque ya me la sepa, pero me parece una de las mejores atracciones que he visitado nunca. De ella sólo decir que encontré la tematización muy pobre (que comentan otros pacos que se ha llevado a la zona de Shambhala), y que heché en falta el sonido temático de radio de los 50 que te hacía tener un punto de intriga sobre lo que ibas a ver en esa atracción, sobre todo la primera vez que la visitas, que es cuando no sabes lo que hay. El espectáculo, exactamente igual que siempre, con lo cual no entiendo como pueden poner en el folleto que está renovado. Es más, la mayor diferencia que encontré es que el actor que hacía de arqueólogo, estaba ya sobre la puerta cuando abrían los portones para entrar, y no descendía por la cuerda desde el agujero del techo.

Llegada la hora de comer, fuimos a la Cantina Mexicana para aprovechar la comida con el espectáculo de bailes de México. 

- El acabose de los mosqueos: El tremendo Self-Service de la cantina, convertido en un híbrido entre autoservicio y McDonalds. La comida en plan menú con 3 o 4 platos de entranda, 3 o 4 platos fuertes y otros tantos postres + bebida por el precio de 15,90 €.

Pero qué se ha hecho de este autoservicio, que era lo que más recuerdo de mis visitas al parque. La comida era mediocre (los nachos estaban entre medio fríos y medio blandos pues la salsa de queso la tenían ya hechada por encima, y eso se debe hechar en el momento de servir, para que se conserven crujientes. La ternera maya, no tiene ni punto de comparación con la ternera al tequila que años antes comimos mi padre y yo, y que todavía se me saltan las lágrimas recordando el sabor y la textura de aquel maravilloso plato. La gelatina tricolor con los colores de la bandera mexicana, servidos sobre vasos de plástico normales de chiringuito de playa, muy lejos de esas copas (de plástico, si, pero de mejor presencia) alargadas y estrechas que daba la sensación de que nunca podrías acabarte la gelatina.

Cómo puede ser que en aquella época que era autoservicio como Dios manda, y que pagabas por lo que te ponías en la bandeja, comiésemos por unos 12 € por persona, con una variedad y una calidad inmejorables, y que 5 o 6 años después, con menú con 4 cosas para elegir, y por 15,90 € comamos una comida mediocre.

De acuerdo que estamos en crisis, de acuerdo que hoy en día estarán trabajando la mitad de personas que antaño. Pero precisamente este parque destacaba sobre el resto de los que fueron abriendo tras su estela, por ofrecer una calidad a un precio no demaisado caro. Ese era su gran punto fuerte, la relación calidad-precio, que estaba muy acorde con el entorno en el que estaba, y que a nivel de visitantes extranjeros es lo que le dio gran popularidad por aquellos años, pues a éstos visitantes hasta se les hacía barato estar unos días en él, sin privarse de consumir comidas o bebidas a unos precios poco usuales en recintos similares de toda Europa, con una calidad muy por encima de la media.

Para finalizar, este día (segundo de la visita), nos dirigimos hacia la entrada sobre las 7:30h. por aquello de ver la "Sésamo Parade" antes de despedirnos del parque por esta vez. La verdad, como estubimos en Sésamo Aventura antes de irnos, para que mi sobrino   montase por última vez en la zona, bajamos desde Polynesia hacia la entrada. Justo cuando llegábamos a Mediterrània empezaba la cabalgata, que bajo mi punto de vista es un gran acierto, aunque como siempre el planteamiento un poco deja que desear.

El caso es que a la llegada al vial principal desde Polynesia, se producía un poco de aglomeración de la gente que bajábamos del parque hacia la entrada, pero bueno, gracias al acceso a la estación de tren, pudimos acercarnos un poco hacia la entrada de Furius Bacco y allí, un poco más amplios ver el desfile.

No puedo terminar este blog sin comentar el espectáculo de "Aves del Paraíso", que personalmente era la primera vez que lo veía, y que me encantó sobremanera. De todos los espectáculos del parque (salvo Bubblebou, que al final no pudimos verlo), me pareció el mejor de todos. Esto demuestra que muchas veces es más importante un poco de imaginación y un buen saber hacer, antes que sofisticados artilujios y cosas ciclópeas para conseguir el efecto deseado: que las personas que lo vean exclamen un ¡¡¡¡¡oooohhhh!!!

Como punto final, mi valoración del parque.

He de decir que para mí PortAventura siempre ha tenido una puntuación de 9'5, y no ha llegado al 10 por la política de operativas en las colas de las atracciones, que en ocasiones eran ilógicas, aunque en otras eran tremendamente eficaces.

Sumando puntos por la inauguración de Shambhala y su mini-área, y en vista de lo que ha sido y es hoy por hoy, me atrevo a puntuar a PortAventura con un 7'5, y me siento generoso, pues influye más lo que recuerdo de hace 5 o 6 años con mejor sabor de boca, que lo vivido a principios de este mes...

Lo peor de la Crisis actual no son los problemas económicos, de trabajo, familiares y de toda índole que nos están amargando la existencia. Lo peor de esta crisis es que ha salpicado de lleno en el ocio y el disfrute, que era de los pocos escapes que teníamos para cambiar el chip, al menos durante unas horas de visita a un parque temático.

Puñe**ros especuladores de las narices, nunca os perdonaré que vuestra ambición haya salpicado de crisis todo el mundo que nos rodea, generándonos un estado de ansiedad que muchos no merecíamos. Y lo que jamás olvidaré es que por vuestra ansia de dinero hayáis salpicado también de Crisis el refugio de la Ilusión.

 

Frikizen. 16/06/12.

Comentarios

Prepara tu visita

Get it on Google Play

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas consideramos que aceptas su uso. Entiendo

No salir Recordar contraseña

Entra con Facebook
Crea tu cuenta

Recibe en tu email las últimas novedades sobre parques

Escribe tu email y sé el primero en enterarte: