PAC

Inicio Artículos Leer artículo

En la oscuridad de mi caserón...

27-12-2012 Publicado por Arevick

Llego a aquel lugar un dia más, puntual como siempre,  poco a poco van llegando mis compañeros con los que espero en el exterior de la vieja casa, charlando al lado del cementerio. La gente se acerca a preguntarnos si vivimos en ese lugar, que quienes somos, entre risas respondemos las preguntas, pero sin dar una respuesta concreta... Es la hora, debemos entrar, una puerta por la que solo nosotros pasamos nos lleva a un sucio y abandonado manicomio, un extraño olor a cerrado cubre el oscuro pasillo...

Otra puerta nos lleva a unas escaleras por las que los mortales no bajan ni suben jamás, solamente los moradores de esta casa. Una vez abajo empiezan a surgir nuestros demonios, malvados espíritus que nos muestran sus horribles rostros a través de nuestras caras, palidos, ojerosos, de dientes mellados... 

Esperamos en las tinieblas a que algún mortal llame tres veces a esa maldita puerta, les oímos llegar, pero ellos no nos oyen, nos reímos de su inocencia, de su falta de orientación al adentrarse en la oscuridad... les vemos entrar, agachados como si algo se les viniese encima, miran hacia todos lados con inseguridad, nosotros les vemos, pero ellos no nos ven...

Una vez avisados comienza su infierno, cuando les hemos perdido de vista salimos de nuestro escondrijo y recorremos las mugrientas estancias de la casa, se les oye gritar a lo lejos. Yo me quedo mirando a la nada en mi humilde laboratorio, esperando... los gritos de terror se escuchan cada vez más cerca, no puedo evitar sonreir levemente al ser consciente de su sufrimiento, mirales, por ahi vienen, asustados, pero ellos no me ven a mi...

Han entrado en mis dominios, son unos especímenes perfectos. Estan a mi lado, pero no me ven, puedo hasta oler su miedo, oír lo que dicen en voz baja. Salgo del hueco de la pared, ellos gritan al ver mi horrible rostro, mi bata salpicada de sangre. Amablemente les doy la bienvenida a mi modesto laboratorio, pobrecitos, el miedo les a atrapado, la casa quiere quedarse con ellos, pero yo les ofrezco una última oportunidad de escapar, muy en el fondo me apiado de sus almas.

¿Estais rechazando la ultima oportunidad de poder vivir?, ¿Acaso no apreciáis vuestras miserables vidas?... parece ser que no. Son unos especímenes perfectos, ¿Porque no usarlos para mi último experimento?. He logrado encerrar en esta casa a las criaturas de vuestras peores pesadillas, estan deseando conoceros... Un trueno retumba en toda la sala y una puerta se abre lentamente dejando paso a un camino más oscuro aún, allí, en la penumbra se oyen unas afiladas cuchillas arañar algo metálico. Ya es tarde para volver atrás... adentro!!

Entre gritos pasan uno a uno, empiezan a correr hacia lo desconocido, la puerta se cierra tras ellos con un leve chirrido. Vuelvo a quedarme solo, en la oscuridad de mi caserón, mirando a la nada, rodeado de cuerpos sin vida que me miran sin parpadear, de nuevo oigo gritos, se están acercando, yo les veo... pero ellos a mi no.

 

Comentarios

Prepara tu visita

Get it on Google Play

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas consideramos que aceptas su uso. Entiendo

No salir Recordar contraseña

Entra con Facebook
Crea tu cuenta

Recibe en tu email las últimas novedades sobre parques

Escribe tu email y sé el primero en enterarte: