PAC

Inicio Artículos Leer artículo

Diario de un Voyage (I): Cabalgando en el tren destino Sullivan

15-10-2009 Publicado por bafo

Madrugar es una cabronada, pero cuando vas de viaje y te apetece se hace más ameno, aunque aún así cuando uno recuerda como esta Madrid a primera hora, se quitan aún más las ganas... y así es, gente por todos lados, llegar el primero a la estación y esperar, uno puntual y otro con retraso debido a los bancos y cajas...

Uno de mis miedos era que pensaran que hacía contrabando de comida dentro de la maleta ya que había pan de molde, queso, jamón y unas bolsas de Lays, que aún tenía más miedo que hicieran explosión y la grasa se expandiera por toda la ropa dejándola con unos preciosos manchones.

Finalmente no paso eso y acabamos allí sentados haciendo los sandwiches como si fuera un picnic improvisado, a otros ratos nos hemos escapado a la cafeteria a ver como pasaban los arbolitos, que nos hacía gracía la altura de los cristales que había que agacharse para poder verlos.

El viaje se hace rapidillo, no tiene perdida y el tren nos deja en la estación de Camp Tarragona a la hora prevista... Camp Tarragona es esa estación que todo el mundo nos había puesto a parir, como si fuera una casita de estas que se derrumban con un soplido como en los cuentos, pues MENTIRA, la estación es una secundaria del AVE, vale, pero no está mal, y la comunicación, encontramos facilmente el bus de Alsa que nos llevaría hacía los hoteles, lo sorprendente fue...

¡Que llegó antes de tiempo!, pasó de Reus olímpicamente y nos llevó directamente a los hoteles donde bajamos en el Hotel Caribe a esperar a que un transfer nos llevara, llamada al otro hotel y esperar, esperar casi hasta desesperar con un niño que no paraba de preguntar el porque de las cosas, todo el rato, que estaba poniéndonos de los nervíos (¡Algunas personas no se para que tienen hijos!), y el coche no llegaba...

...hasta que el hombre nos vió tan desesperados, que hizo que otro currante nos llevara antes de irse a comer él, más majo, así en nuestro coche, por fin, llegamos a Sullivan, o lo que es lo mismo el Gold River, donde nuestro querido amigo de Atención al Cliente (le dejaremos en el anonimato por si así lo desea él, pero empieza por A.), nos dijo que el bus paraba en este hotel.

(Momento gota por la cabeza...)

Aquí fue el primer encuentro con otros coleguillas como Jandro, Yunamund, Veronika que ya llevaban rato pululando por las instalaciones, estábamos en el edificio del City Hall donde la mayoria nos encontraríamos, aunque otra parte, sobre todo de habitaciones de dos personas, estaban en la casa de citas o también llamada casa de putas, yo me quedo con lo de casa de putas

Subimos a la habitación, vimos todos los regalitos, las nulas vistas que teníamos. Comenzaba el Halloween Voyage Blackstar. (Fanfarria típica de Disneyland...)

Comentarios

Prepara tu visita

Get it on Google Play

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas consideramos que aceptas su uso. Entiendo

No salir Recordar contraseña

Entra con Facebook
Crea tu cuenta

Recibe en tu email las últimas novedades sobre parques

Escribe tu email y sé el primero en enterarte: